Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

239 He visto el amor de Dios en el castigo y el juicio

I

¡Oh, Dios! Aunque he soportado cientos de pruebas,

y aunque casi haya llegado a morir,

eso me ha permitido conocerte de veras,

y obtener la suprema salvación.

Si Tu juicio y Tu disciplina, o Tu castigo se alejaran de mí,

entonces viviría en la oscuridad,

bajo el campo de acción de Satanás.

¡Oh, Dios! Te lo suplico.

No me quites mi mayor consuelo;

con sólo unas palabras me bastará.

Porque he disfrutado de Tu amor,

y de Ti no puedo separarme,

¿cómo podría no amarte hasta el final?

II

¿Cuáles son las ventajas de la carne del hombre?

Si Tu castigo fuese a dejarme,

sería como si Tu Espíritu me abandonara,

y Tú ya no estuvieras junto a mí.

Si cambias mi libertad, me envías la enfermedad,

puedo seguir con mi vida.

Pero si Tu juicio me dejara,

no sabría cómo seguir con mi vida.

¡Oh, Dios! Te lo suplico.

No me quites mi mayor consuelo;

con sólo unas palabras me bastará.

Porque he disfrutado de Tu amor,

y de Ti no puedo separarme,

¿cómo podría no amarte hasta el final?

III

Si yo me quedara sin Tu castigo,

Tu amor se habría alejado de mí.

No puedo describirlo con palabras,

es demasiado profundo este amor para mí.

Sin Tu amor sería presa de Satanás,

incapaz de ver Tu glorioso rostro.

¿Cómo podría seguir viviendo?

Esta oscura vida no podría tolerar.

Tenerte a mi lado es verte,

¿cómo voy a abandonarte?

¡Oh, Dios! Te lo suplico.

No me quites mi mayor consuelo;

con sólo unas palabras me bastará.

Porque he disfrutado de Tu amor,

y de Ti no puedo separarme,

¿cómo podría no amarte hasta el final?

IV

Tu amor me ha hecho llorar de pena.

Pero esta vida es más profunda.

Me enriquece y ayuda a cambiar,

a lograr la verdad que hay que poseer.

¡Oh, Dios! Te lo suplico.

No me quites mi mayor consuelo;

con sólo unas palabras me bastará.

Porque he disfrutado de Tu amor,

y de Ti no puedo separarme,

¿cómo podría no amarte hasta el final?

Anterior:Sólo los honestos se asemejan a un humano

Siguiente:Lejos de las palabras de Dios se va a ninguna parte