766 El lema de aquellos que aman a Dios

Hasta el día de hoy, muchos aún no saben

lo que Dios hace en los últimos días,

por qué Él pasa tanta humillación

para estar en la carne con el hombre;

a pesar de la aflicción, Él se queda.

El hombre no conoce el propósito del plan de Dios,

por eso actúa indiferente ante la entrada que Dios exige.

Esto ha desafiado la obra de Dios en la carne.

Los hombres son un obstáculo, no comprenden bien.

Hermanos y hermanas, hagan todo en su poder

y ofrezcan al propósito celestial de Dios todo su ser.

Sean siervos santos y disfruten las promesas de Dios

para que el corazón de Dios pronto pueda descansar.

Así Dios hablará de Su obra en el hombre,

Sus urgentes intenciones, para que sean leales siervos.

Como Job, soportarían vergüenza,

morirían antes que negar a Dios.

Como Pedro, lo darían todo para ser confidentes de Dios.

Hermanos y hermanas, hagan todo en su poder

y ofrezcan al propósito celestial de Dios todo su ser.

Sean siervos santos y disfruten las promesas de Dios

para que el corazón de Dios pronto pueda descansar.

Cumplir la voluntad de Dios Padre

debería ser siempre el lema

de todas las personas que aman a Dios.

Que sea la guía de la entrada,

que dirija el camino del hombre.

Es la determinación que debe mantener.

Cooperación total con la obra de Dios en la carne

para completar Su obra en la tierra.

Es el deber del hombre.

Cuando la obra de Dios termine,

el hombre le dirá adiós; al cielo Dios volverá.

¿Acaso no es ese el deber el hombre?

Hermanos y hermanas, hagan todo en su poder

y ofrezcan al propósito celestial de Dios todo su ser.

Sean siervos santos y disfruten las promesas de Dios

para que el corazón de Dios pronto pueda descansar.

Adaptado de ‘La obra y la entrada (6)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 765 Entregarse a la obra de Dios para descubrir Su hermosura

Siguiente: 767 Creer en Dios, pero no amarlo, constituye una vida en vano

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Dios mismo, el único VIII

Dios es la fuente de vida para todas las cosas (II)Seguiremos hablando del último tema que abordamos. ¿Podéis recordar de qué tema hablamos...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp