723 Entregarse a la obra de Dios para descubrir Su hermosura

I

El hombre debe creer en la esencia de Dios;

además, la debe amar.

Pero mucha gente que cree en Dios desconoce este secreto.

La belleza de Dios se expresa en Su obra.

Sólo cuando la gente vive y siente Su obra puede descubrir Su belleza.

La belleza de Dios sólo se aprecia al vivirla realmente.

Nadie puede ver la belleza de Dios sin verla en la vida realmente.

La gente no se atreve ni intenta amar a Dios.

Nunca ha descubierto toda Su belleza,

tampoco se da cuenta de que Dios ama al hombre,

y de que Él es el Dios que el hombre debe amar.

Hay tanto que amar de Dios.

Sin contacto con Dios, no se le puede ver.

Cuando Dios viene a la tierra,

el hombre ve Su belleza y Sus actos,

Su carácter normal y real.

Todo es mil veces más real que conocer a Dios en el cielo.

II

No importa cuánto el hombre ame a Dios en el cielo,

está lleno de ideas humanas, irreales.

No importa cuánto ame a Dios en la tierra, es amor es real.

Con Su obra real, Dios se revela al hombre;

con ese conocimiento, Él consigue que lo amen.

Dios viene entre los hombres para que ellos lo amen,

para que puedan vivir Su realidad.

Si Pedro no hubiese vivido con Jesús,

no podría haberlo amado nunca.

Su lealtad hacia Jesús se construyó al comprometerse con Él.

La gente no se atreve ni intenta amar a Dios.

Nunca ha descubierto toda Su belleza,

tampoco se da cuenta de que Dios ama al hombre,

y de que Él es el Dios que el hombre debe amar.

Hay tanto que amar de Dios.

Sin contacto con Dios, no se le puede ver.

Cuando Dios viene a la tierra,

el hombre ve Su belleza y Sus actos,

Su carácter normal y real.

Todo es mil veces más real que conocer a Dios en el cielo.

Si Dios no se encarnase, Su obra no podría vivirse,

así el amor del hombre por Dios se mancilla con falsedades.

Amar a Dios en el cielo no es tan real como amarlo en la tierra,

ya que conocer a Dios en el cielo se construye sobre fantasías,

no sobre lo que el ojo ve o lo que el hombre ha vivido.


Adaptado de ‘Los que aman a Dios vivirán siempre en Su luz’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 722 El juicio y el castigo de Dios son para salvar al hombre

Siguiente : 724 La obra de Dios es insondable

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro