Fe y vida

69 artículos

Dos de un negocio ahora pueden ponerse de acuerdo

Yo supe en ese momento que la razón por la que podríamos poner remedio a nuestro odio fue el efecto logrado por la palabra de Dios. De lo contrario, el odio entre nosotras sólo podía volverse cada vez más profundo.