258 Estoy decidido a amar a Dios

¡Oh, Dios! He visto la belleza

de Tu justicia y Tu santidad.

Estoy decidido a buscar la verdad y a amarte.

Dios, abre los ojos de mi espíritu,

que Tu Espíritu toque mi corazón

para librarme de lo negativo

y que nada ni nadie me limite;

para revelarte mi corazón dedicado por completo a Ti.

No importa la prueba que desees ponerme, me entrego a Ti.

Ahora no pienso en mis perspectivas ni me ata la muerte.

Yo te amo con el corazón y busco el camino de la vida.

No importa lo que ocurra ni lo que cueste,

yo debo amarte y he de obtenerte.

Yo no descansaré hasta obtenerte,

estoy decidido a amarte.

Es Dios mi destino, mi vida.

Todas las cosas están en Tus manos.

Ahora decido ir a buscarte y estoy decidido a amarte.

Da igual si Tú me permites amarte o no,

aunque Satanás interfiera, estoy decidido a amarte.

Ahora no pienso en mis perspectivas

ni me ata la muerte.

Yo te amo con el corazón

y busco el camino de la vida.

No importa lo que ocurra ni lo que cueste,

yo debo amarte y he de obtenerte.

Yo no descansaré hasta obtenerte,

estoy decidido a amarte.

Estoy dispuesto a buscarte y a seguirte.

Aunque me abandones, yo quiero seguirte.

Me quieras o no, te seguiré amando

y al final he de obtenerte.

Te ofrezco mi corazón; da igual lo que hagas,

te seguiré toda mi vida.

No importa lo que ocurra ni lo que cueste,

yo debo amarte y he de obtenerte.

Yo no descansaré hasta obtenerte,

estoy decidido a amarte.

No importa lo que ocurra ni lo que cueste,

yo debo amarte y he de obtenerte.

Yo no descansaré hasta obtenerte, estoy decidido a amarte.

Anterior: 257 El corazón de Dios aún no ha sido aliviado

Siguiente: 259 Sólo soy un pequeño ser creado

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

13. La lucha por ser una persona honesta

Pensé para mí: Sólo sigue trabajando y pronto mi sueño se hará una realidad. De esa manera, seguí en mi búsqueda y me sentí consolado de que mi condición hubiera vuelto más o menos a “normal”.

62. Levantarse ante el fracaso

La frase común: “Todos colocan cargas sobre el caballo dispuesto” es una con la que personalmente estoy demasiado familiarizada. Mi esposo y yo éramos personas particularmente ingenuas: cuando se trataba de asuntos que involucraban nuestro propio beneficio o pérdida personal, no éramos del tipo que regatea y se queja con los demás.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp