258 Estoy decidido a amar a Dios

¡Oh, Dios! He visto la belleza

de Tu justicia y Tu santidad.

Estoy decidido a buscar la verdad y a amarte.

Dios, abre los ojos de mi espíritu,

que Tu Espíritu toque mi corazón

para librarme de lo negativo

y que nada ni nadie me limite;

para revelarte mi corazón dedicado por completo a Ti.

No importa la prueba que desees ponerme, me entrego a Ti.

Ahora no pienso en mis perspectivas ni me ata la muerte.

Yo te amo con el corazón y busco el camino de la vida.

No importa lo que ocurra ni lo que cueste,

yo debo amarte y he de obtenerte.

Yo no descansaré hasta obtenerte,

estoy decidido a amarte.

Es Dios mi destino, mi vida.

Todas las cosas están en Tus manos.

Ahora decido ir a buscarte y estoy decidido a amarte.

Da igual si Tú me permites amarte o no,

aunque Satanás interfiera, estoy decidido a amarte.

Ahora no pienso en mis perspectivas

ni me ata la muerte.

Yo te amo con el corazón

y busco el camino de la vida.

No importa lo que ocurra ni lo que cueste,

yo debo amarte y he de obtenerte.

Yo no descansaré hasta obtenerte,

estoy decidido a amarte.

Estoy dispuesto a buscarte y a seguirte.

Aunque me abandones, yo quiero seguirte.

Me quieras o no, te seguiré amando

y al final he de obtenerte.

Te ofrezco mi corazón; da igual lo que hagas,

te seguiré toda mi vida.

No importa lo que ocurra ni lo que cueste,

yo debo amarte y he de obtenerte.

Yo no descansaré hasta obtenerte,

estoy decidido a amarte.

No importa lo que ocurra ni lo que cueste,

yo debo amarte y he de obtenerte.

Yo no descansaré hasta obtenerte, estoy decidido a amarte.

Anterior: 257 Dios aún no ha sido consolado

Siguiente: 259 Sólo soy un pequeño ser creado

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 12

Cuando el relámpago surge desde el Oriente —que es, precisamente, el momento en el que comienzo a pronunciar Mis palabras—, en el momento...

21. Por fin entiendo qué significa cumplir con el deber

Fue en la revelación de Dios que finalmente reconocí mi propia naturaleza satánica de arrogancia e imprudencia: No tenía una pizca de reverencia delante de Dios, no era obediente en lo absoluto. Al mismo tiempo me di cuenta que la mente humana es un pozo de agua fétida.

¿Existe la Trinidad?

Después de que la verdad de Jesús hecho carne se materializara, el hombre creyó que en el cielo no solo está el Padre en el cielo, sino...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp