230 Sólo soy un pequeño ser creado

I

¡Oh, Dios! No importa si tengo estatus o no,

ahora me comprendo a mí mismo.

Si mi estatus es alto, se debe a Tu elevación.

Si mi estatus es bajo, se debe a Tu designio.

¡Oh, Dios! No tengo quejas, no tengo opción.

Todo en Tus manos está.

Determinaste que naciera

en este país, entre estas personas

y que sólo sea obediente a Tu dominio.

Sólo soy una pequeña criatura,

que recibió la vida del Creador.

Me creaste y ahora me has puesto

a Tu merced, en Tus manos.

Quiero ser Tu herramienta y contraste.

Porque este es Tu designio

y nadie podrá cambiarlo.

Todo está en Tus manos.

II

¡Oh, Dios! No me importa el estatus. ¡Oh, no!

Sólo soy uno entre criaturas.

Si Tú me pusieras en el lago de fuego y azufre,

en el pozo sin fondo, no soy más que una criatura.

Sólo soy una pequeña criatura,

que recibió la vida del Creador.

Me creaste y ahora me has puesto

a Tu merced, en Tus manos.

Quiero ser Tu herramienta y contraste.

Porque este es Tu designio

y nadie podrá cambiarlo.

Todo está en Tus manos.

III

Si me usas, soy una criatura.

Si me perfeccionas, sigo siendo criatura.

Si no me perfeccionas, seguiré amándote,

sólo soy una criatura.

Sólo soy una pequeña criatura,

que recibió la vida del Creador.

Me creaste y ahora me has puesto

a Tu merced, en Tus manos.

Quiero ser Tu herramienta y contraste.

Porque este es Tu designio

y nadie podrá cambiarlo.

Todo está en Tus manos.

Anterior: 229 Atesora los últimos momentos

Siguiente: 231 El juicio de Dios hizo más puro a mi corazón que ama a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro