App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

230 Sólo soy un pequeño ser creado

I

¡Oh, Dios! No importa si tengo estatus o no,

ahora me comprendo a mí mismo.

Si mi estatus es alto, se debe a Tu elevación.

Si mi estatus es bajo, se debe a Tu designio.

¡Oh, Dios! No tengo quejas, no tengo opción.

Todo en Tus manos está.

Determinaste que naciera

en este país, entre estas personas

y que sólo sea obediente a Tu dominio.

Sólo soy una pequeña criatura,

que recibió la vida del Creador.

Me creaste y ahora me has puesto

a Tu merced, en Tus manos.

Quiero ser Tu herramienta y contraste.

Porque este es Tu designio

y nadie podrá cambiarlo.

Todo está en Tus manos.

II

¡Oh, Dios! No me importa el estatus. ¡Oh, no!

Sólo soy uno entre criaturas.

Si Tú me pusieras en el lago de fuego y azufre,

en el pozo sin fondo, no soy más que una criatura.

Sólo soy una pequeña criatura,

que recibió la vida del Creador.

Me creaste y ahora me has puesto

a Tu merced, en Tus manos.

Quiero ser Tu herramienta y contraste.

Porque este es Tu designio

y nadie podrá cambiarlo.

Todo está en Tus manos.

III

Si me usas, soy una criatura.

Si me perfeccionas, sigo siendo criatura.

Si no me perfeccionas, seguiré amándote,

sólo soy una criatura.

Sólo soy una pequeña criatura,

que recibió la vida del Creador.

Me creaste y ahora me has puesto

a Tu merced, en Tus manos.

Quiero ser Tu herramienta y contraste.

Porque este es Tu designio

y nadie podrá cambiarlo.

Todo está en Tus manos.

Anterior:Atesora los últimos momentos

Siguiente:El juicio de Dios hizo más puro a mi corazón que ama a Dios