242 ¡Cuánto he disfrutado del amor de Dios!

1 Soy una persona corrupta que rebosa un carácter satánico. El juicio y la revelación de Tus palabras me hacen sentir avergonzado. He visto la profundidad de mi corrupción y mi falta de semejanza humana. Estoy desprovisto de cualquier realidad-verdad, lo que le pesa a mi corazón. Lloro de angustia en silencio. ¿Por qué no puedo satisfacerte? Al ver lo ansiosamente que esperas mi arrepentimiento, ya no estoy desalentado ni desesperado. Tu amor me parte el corazón y hace que mis lágrimas fluyan como la lluvia. Tu amor ha conquistado mi corazón y ahora me he enamorado de Ti. He recibido la verdad por seguirte a Ti, sólo Tú eres así de hermoso.

2 Al experimentar el juicio de Tus palabras he visto con claridad la verdad de mi corrupción. Me falta humanidad y razón, pero sigo siendo arrogante y mojigato. Todo cuanto vivo es un carácter satánico, pero yo creo que tengo una buena humanidad. He visto que mi corrupción es muy profunda y que necesito Tu purificación y salvación. Cada palabra de Tu juicio revela el origen de mi corrupción. Me arrepiento y me postro, he visto Tu justicia. Los humanos corruptos reciben Tu amor a través del juicio y la purificación. Vivir hoy ante Ti se debe enteramente a Tu salvación. Recibo la gracia de Tu salvación y mi amor por Ti se hace más puro.

3 Aunque estoy en medio de pruebas, mi corazón sigue sintiendo Tu amor. Durante el refinamiento, Tus palabras son mi consuelo, y sé que me estás perfeccionando. En realidad, Tu gracia se encuentra en recibir la purificación y la salvación. He visto Tu verdadero amor que se oculta en Tu juicio y castigo. Siento gozo simplemente por poder amarte y soy incapaz de contener mis alabanzas hacia Ti. Tu amor es tan grande, verdadero y hermoso que mi gozo es infinito. Mi corazón es solamente tuyo y siempre te exaltaré y daré testimonio de Ti. Quiero amarte por el resto de mis días, y que recibas mi amor. Me has dado tanto amor que quiero amarte toda la eternidad.

Anterior: 241 Llevo el amor de Dios siempre en mi corazón

Siguiente: 243 Mi corazón no necesita nada más

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

¿Qué sabes de la fe?

En el hombre sólo existe la palabra incierta de fe, sin embargo, el hombre no sabe qué constituye la fe, mucho menos por qué tiene fe. El...

Capítulo 16

Desde una perspectiva humana, Dios es tan grande, tan abundante, tan maravilloso, tan insondable; a los ojos de las personas, las palabras...

Dios mismo, el único IV

La santidad de Dios (I)En nuestra última reunión compartimos algo más sobre la autoridad de Dios. Por ahora, no discutiremos el tema de la...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp