257 Mi corazón no necesita nada más

1 Dios se ha hecho carne y ha expresado la verdad, otorgando vida al hombre. Él ha soportado toda clase de humillación y sufrimiento para salvar a la humanidad, Él ha sido rechazado por esta era. El amor de Dios es tan grande y tan real, se ha arraigado firmemente en mi corazón. Con corazón y alma, ¿cómo podría una vez más volverme negativo y rebelde, hiriendo a Dios? Solía ser inmaduro, tonto e ignorante, nunca tomé en serio la voluntad de Dios. Aunque cumplía con mi deber, sin la verdad ni remotamente podría dar testimonio de Dios. Ahora he visto que Dios ha pagado un precio tan grande para salvar a la humanidad. Deseo con todas mis fuerzas buscar la verdad y cumplir con mi deber para satisfacer a Dios.

2 El juicio y castigo son las bendiciones de Dios, Él me ha concedido tanto. Muchas veces fui débil y negativo, fueron las palabras de Dios las que me guiaron y consolaron. Muchas veces tropecé y caí, fueron las palabras de Dios las que me ayudaron a levantarme. A través de los años de refinamiento, todo el amor que Dios me ha dado es grandioso e inolvidable. Al aceptar el juicio de Dios, he llegado a conocer mi propio carácter corrupto. En medio de las dificultades he aprendido a someterme, mi carácter ha cambiado. He probado lo maravilloso que es el banquete que Dios ha dispuesto para mí. Ser capaz hoy de vivir un poco de la semejanza humana se debe enteramente a la salvación de Dios.

3 El juicio y castigo de Dios me han purificado, estoy decidido a corresponder a Su amor. Soy tan afortunado de conocer a Dios, realmente es la mayor bendición en esta vida. Dios me ha guiado paso a paso en la senda correcta de la vida esclarecida. Tener la fortuna de recibir el juicio y castigo de Dios es lo más valioso. La justicia y santidad de Dios son dignas de alabanza, no puedo amarlas lo suficiente. Deseo disfrutar más de la justicia de Dios, que esté conmigo mientras sirvo a Dios de por vida. El juicio de Dios me ha permitido obtener la salvación y convertirme en alguien con humanidad. Vivo una vida humana real, siempre daré gracias por el amor de Dios.

Anterior: 256 Sólo busco amar a Dios en mi corazón

Siguiente: 258 La belleza de Dios siempre está en mi mente

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro