632 Cuatro máximas

1 El hombre me “ama”; no porque su amor por Mí sea innato, sino porque teme al castigo. ¿Quién de entre los hombres nació amándome? ¿Quién me trata como si Yo fuera su propio corazón? Y así, Yo resumo esto con una máxima para el mundo humano: Entre los hombres, no hay ninguno que me ame. Puedo amar al hombre por la eternidad y también lo puedo odiar por la eternidad, y esto nunca cambiará porque tengo perseverancia. Pero el hombre no posee esta perseverancia, siempre es tibio hacia Mí...Por lo tanto, resumo esto en otro aforismo: Las personas carecen de perseverancia y, por consiguiente, son incapaces de satisfacer Mi corazón.

2 Hoy, todavía no sé por qué el hombre no acata su deber, por qué no sabe cuán grande es su estatura. Las personas ni siquiera saben si es varios gramos o varios liangs[b]. Y por lo tanto, todavía me engañan. Es como si toda Mi obra hubiera sido en vano, como si Mis palabras fueran sólo un eco en las grandes montañas y nadie nunca hubiera percibido las raíces de Mis palabras y declaraciones. Y por tanto uso esto como el fundamento para resumir el tercer aforismo: Las personas no me conocen porque no me ven.

3 Las personas claman a causa de Mis palabras y sus plegarias siempre contienen quejas sobre Mi crueldad. Es como si todas ellas estuvieran buscando Mi “amor” verdadero de hombre; pero ¿cómo podrían encontrar Mi amor en Mis duras palabras? Como consecuencia, siempre pierden la esperanza a causa de Mis palabras...¿Por qué, en lo que dicen, siempre se quejan de Mí? Así pues, resumo el cuarto aforismo para la vida humana: las personas sólo me obedecen lo menos posible y, por tanto, siempre me odian.

4 Cuando les hago demandas a las personas, se asombran: Nunca habrían pensado que Dios, quien ha sido bueno y amable durante tantos años, pudiera decir tales palabras, palabras que son crueles e injustificadas y por eso enmudecen. En tales momentos, veo que el odio hacia Mí en los corazones de las personas ha crecido una vez más, porque otra vez han comenzado la obra de quejarse. Siempre acusan a la tierra e imprecan al Cielo. Pero en sus palabras no encuentro nada que las maldiga a ella mismas porque su amor por sí mismas es demasiado grande. Por tanto, resumo el significado de la vida humana: debido a que las personas se aman demasiado a sí mismas, todas sus vidas están angustiadas y vacías y sufren la destrucción auto-infligida durante sus vidas debido a su odio por Mí.

Adaptado de ‘Las palabras de Dios al universo entero’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 631 Aquellos que no buscan la verdad no pueden seguir hasta el final

Siguiente : 633 Las personas no conocen la salvación de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¡Pueblos todos! ¡Alegraos!

En Mi luz, la gente ve la luz de nuevo. En Mi palabra, la gente encuentra las cosas que disfruta. He venido de oriente, de oriente...

9. Un poco de entendimiento sobre ser salvados

Pero hace unos días vi que un texto de la predicación del hombre “Sólo los que ganan la verdad y entran en la realidad son verdaderamente salvos”: “Ser salvos por Dios no es tan simple como la gente imagina. Debemos confiar en el juicio y en el castigo, así como en las pruebas y la refinación de la palabra de Dios en cada paso de nuestras experiencias.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro