577 Ofrece tu cuerpo y tu mente para cumplir la comisión de Dios

Como miembros de la raza humana y cristianos devotos,

es nuestra responsabilidad y obligación

ofrecer nuestro cuerpo y mente

para cumplir la comisión de Dios,

porque todo nuestro ser vino de Él

y existe gracias a la soberanía de Dios.

Si nuestros cuerpos y mentes no son para la comisión de Dios

ni para la causa justa de la humanidad,

nuestra alma será indigna de

los martirizados por Su comisión,

mucho menos digna de Dios, que nos ha provisto todo.


Como miembros de la raza humana y cristianos devotos,

es nuestra responsabilidad y obligación

ofrecer nuestro cuerpo y mente

para cumplir la comisión de Dios,

porque todo nuestro ser vino de Él

y existe gracias a la soberanía de Dios.

Si nuestros cuerpos y mentes no son para la comisión de Dios

ni para la causa justa de la humanidad,

nuestra alma será indigna de

los martirizados por Su comisión,

mucho menos digna de Dios, que nos ha provisto...

Si nuestros cuerpos y mentes no son para la comisión de Dios

ni para la causa justa de la humanidad,

nuestra alma será indigna de

los martirizados por Su comisión,

mucho menos digna de Dios, que nos ha provisto todo,

que nos ha provisto todo,

que nos ha provisto todo.


Adaptado de ‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 576 Cumplir el propio deber es hacer todo lo posible

Siguiente: 579 Cómo debes llevar a cabo tu deber

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro