249 Dios me ha dado mucho amor

¡Oh, Dios! Tu juicio es tan real, lleno de justicia

y santidad.

Tus revelaciones sobre la verdad de la corrupción de la humanidad me han dejado completamente expuesto.

Pienso en cómo me empleé y me ocupé durante años únicamente para alcanzar Tu bendición.

Imité a Pablo, avanzando con esfuerzo y trabajando para poder destacar entre la multitud.

Tus palabras de juicio me han hecho ver lo egoísta y despreciable que era.

Caigo sintiéndome avergonzado y abochornado,

demasiado indigno para mirarte a la cara.

Muchas veces, he vuelto la vista atrás sobre el camino que he andado.

Tus palabras de juicio me han guiado hasta llegar a este día.

Veo cuánto te cuesta salvarme; todo esto es Tu amor.


¡Oh, Dios! A través de Tu juicio, he probado Tu verdadero amor.

Es Tu juicio lo que me permite conocerme y arrepentirme verdaderamente.

Estoy tan corrompido; realmente necesito que me juzgues y me purifiques.

Sin Tu juicio, solo avanzaría a trompicones en la oscuridad.

Son Tus palabras lo que me ha conducido a la senda luminosa de la vida.

Siento que amarte y vivir por Ti es la búsqueda más significativa.

Muchas veces he vuelto la vista atrás

sobre el camino que he andado.

Juicio y castigo son Tus bendiciones y Tu verdadero amor.

Comprenderé la verdad y alcanzaré un amor más puro por Ti, Estoy dispuesto a ello sin importar cuánto sufra.

Anterior: 248 El amor sincero de Dios

Siguiente: 250 El amor de Dios es tan real

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro