Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

56. Oh, Dios, Tú me das tanto amor

I

Oh Dios, Tu juicio es real, justo y sagrado.

Tus palabras son la luz que revela las corrupciones del hombre.

Una vez creí pero no sabía

cómo te apenaba mi rebeldía.

Con pena y arrepentido, en deuda contigo, me siento, oh… lo entiendo hoy.

Tantas veces, he mirado atrás hacia el camino que seguí.

Si sigo pensando en mí, desobediente soy.

Comprenderé la verdad, un amor más puro tendré por Ti.

Aun cuando sufra, estoy dispuesto. Oh Dios.

II

Tu juicio me despierta y puedo ver Tu amor.

Sólo conociendo Tu justicia percibo mi corrupción.

Mirando atrás, tantas veces, Tú has sido mi guía,

¡protegiéndome a cada paso que di!

Veo el precio que pagaste por salvarme. Mereces el amor de toda la humanidad.

Tantas veces, he mirado atrás

hacia el camino que seguí.

Si sigo pensando en mí, desobediente soy.

Comprenderé la verdad, un amor más puro tendré por Ti.

Aun cuando sufra, estoy dispuesto.

Aun cuando sufra, Señor, estoy dispuesto.

Aun cuando sufra más, estoy dispuesto.

Oh, Dios. Oh, Dios (Oh… Oh… Oh…). Oh mi Dios.

III

Tú has dicho muchas palabras, te has esforzado mucho por salvarme.

Sin Tu juicio yo no podría ser transformado.

Ante Tu amor, con gratitud y en deuda contigo.

¡Es Tu obra la que me salva y me cambia!

Oh, practicando Tus palabras, experimentando su verdad,

mi corazón se llena de alegría infinita.

Sé que Tus palabras son verdad y que Tu amor es real.

Busco amarte y conocerte. ¡La bendición más dulce de la vida!

Tantas veces, he mirado atrás

hacia el camino que seguí.

Si sigo pensando en mí, desobediente soy.

Comprenderé la verdad, un amor más puro tendré por Ti.

Aun cuando sufra, estoy dispuesto.

Aun cuando sufra, Señor, estoy dispuesto.

Aun cuando sufra más, estoy dispuesto. Oh Dios…

Oh, Dios. (Oh… Oh… Oh…). ¡Oh mi Dios!

Anterior:Despertar gracias al juicio

Siguiente:Todos los pueblos alaban al Dios Todopoderoso

También podría gustarte