295 Dios me ha dado mucho amor

1 ¡Oh, Dios! Tu juicio es tan real, lleno de justicia y santidad. Tus revelaciones sobre la verdad de la corrupción de la humanidad me han dejado completamente expuesto. Pienso en cómo me empleé y me ocupé durante años únicamente para alcanzar Tu bendición. Imité a Pablo, avanzando con esfuerzo y trabajando para poder destacar entre la multitud. Tus palabras de juicio me han hecho ver lo egoísta y despreciable que era. Caigo sintiéndome avergonzado y abochornado, demasiado indigno para mirarte a la cara. Muchas veces he vuelto la vista atrás sobre el camino que he andado. Era Tú quien me guardaba y me protegía, conduciéndome a cada paso del camino hasta ahora. Veo cuánto te cuesta salvarme, es todo Tu amor.

2 ¡Oh, Dios! Al experimentar Tu juicio, he probado Tu verdadero amor. Es Tu juicio lo que me permite conocerme y arrepentirme verdaderamente. Estoy tan corrompido que realmente necesito que me juzgues y me purifiques. Sin Tu juicio, sólo avanzaría a trompicones en la oscuridad. Son Tus palabras lo que me ha conducido a la senda luminosa de la vida. Siento que amarte y vivir por Ti es la búsqueda más significativa. Muchas veces he vuelto la vista atrás sobre el camino que he andado. Tu juicio y castigo son Tus bendiciones y verdadero amor. Comprenderé la verdad y alcanzaré un amor más puro por Ti. Estoy dispuesto a ello sin importar cuánto sufra.

Anterior: 294 Atesora la oportunidad de amar a Dios

Siguiente: 296 Ojalá siempre permanezcas en mi corazón

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 27

El comportamiento del hombre nunca ha tocado Mi corazón ni tampoco me ha parecido precioso. A los ojos del hombre siempre estoy tratándole...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro