71 La mayor felicidad es amar a Dios de verdad

Al fin oímos la voz de Dios, elevados ante Su trono.

Comemos y bebemos Sus palabras, vivimos en Su luz.

Compartiendo experiencias y la verdad,

el gozo llena los corazones.

Experimentamos Sus palabras y comprendemos la verdad.

Se liberan los espíritus, llenos de luz.

Al recibir el juicio de las palabras de Dios,

nos limpiamos y renovamos.

Nueva vida obtenemos al buscar la verdad.

Amar a Dios de verdad es la mayor felicidad.

Al recibir el juicio en el trono de Cristo,

vimos la verdad de la corrupción de la humanidad.

Sus palabras atraviesan nuestras almas y corazones.

Al comprender la verdad y conocernos,

tenemos un camino para entrar a la vida.

Al ver nuestra satánica esencia,

decidimos arrepentirnos y volver a empezar.

Al recibir el juicio de las palabras de Dios,

nos limpiamos y renovamos.

Nueva vida obtenemos al buscar la verdad.

Amar a Dios de verdad es la mayor felicidad.

Si amamos a Dios y nuestro deber cumplimos,

seremos bendecidos por Dios.

Sólo lo satisfacemos y damos rotundo testimonio.

Le presentamos nuestra decisión,

juramos por nuestras vidas ser fieles hasta el final.

Burlas, calumnias, desgracias u opresión,

nuestro progreso nunca impedirán.

Al recibir el juicio de las palabras de Dios,

nos limpiamos y renovamos.

Nueva vida obtenemos al buscar la verdad.

Amar a Dios de verdad es la mayor felicidad.

Amar a Dios de verdad es la mayor felicidad.

Amar a Dios de verdad es la mayor felicidad.

Anterior: 70 Alabar a Dios con un corazón que lo ame

Siguiente: 72 Cantamos tantas canciones de amor para Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

49. Una forma de vivir maravillosa

Dios dijo: “Por fuera, parece que estás poniendo en práctica la verdad, pero en realidad, la naturaleza de tus acciones no muestra que lo estés haciendo. Muchas personas tienen ciertas conductas externas, y creen: ‘Yo estoy poniendo en práctica la verdad […]’. Pero Dios dice: ‘No reconozco que estés poniendo en práctica la verdad’”.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp