70 Alabar a Dios con un corazón que lo ame

Nos reunimos para comer, beber y disfrutar de las palabras de Dios,

verdaderamente disfrutamos de la obra del Espíritu Santo.

Pensamos en Dios, oramos, leemos, comunicamos

y meditamos, reflexionamos y buscamos a Dios.

Practicamos las palabras de Dios, conocemos la verdad y sentimos la dulzura.

Liberados de la corrupción, probamos el verdadero amor de Dios.

La vida en la iglesia es genial; alabamos de muchas maneras.

No podemos evitar cantar y bailar para alabar a Dios.

Nuestra alabanza no tiene reglas ni limitaciones.

La alabanza sincera siempre nos hace felices.

La vida en presencia de Dios nos trae felicidad verdadera,

amaremos y obedeceremos a Dios para siempre.

Al ver la grandeza de la salvación de Dios,

alabamos a Dios con corazón lleno de amor por Él.

Compartimos la verdad, o disfrutamos de la obra del Espíritu Santo;

compartimos experiencias, nuestra vida crece.

Todos tenemos el corazón de amor por Dios,

ponemos en práctica la verdad y somos honestos,

cumplimos con nuestro deber con un sólo corazón y mente,

y vemos cómo Dios nos bendice y nos guía.

El juicio nos purifica; vemos que Dios es justo.

Nos libramos de nuestra corrupción y renacemos.

Vivimos a semejanza de personas honestas.

Nos disfrutamos de la vida del reino, alabamos a Dios con el espíritu y la verdad.

La vida en presencia de Dios nos trae felicidad verdadera,

amaremos y obedeceremos a Dios para siempre.

Al ver la grandeza de la salvación de Dios,

alabamos a Dios con corazón lleno de amor por Él.

Hemos seguido a Dios todo el camino,

y hemos pasado por tantos altibajos.

La opresión del gobierno es tan vil,

Cristo está a nuestro lado durante todas las dificultades.

Ha probado todas las alegrías y las tristezas.

Las palabras de Dios nos guían, nuestro amor por Él no vacilará.

El terrible precio que Dios ha pagado

por nuestra salvación no se puede calcular.

Dios vive entre nosotros y siempre nos guía.

Apreciamos tanto este hermoso tiempo y esta hermosa vida.

La vida en presencia de Dios nos trae felicidad verdadera,

amaremos y obedeceremos a Dios para siempre.

Al ver la grandeza de la salvación de Dios,

alabamos a Dios con corazón lleno de amor por Él.

La vida en presencia de Dios nos trae felicidad verdadera,

amaremos y obedeceremos a Dios para siempre.

Al ver la grandeza de la salvación de Dios,

alabamos a Dios con corazón lleno de amor por Él,

alabamos a Dios con corazón lleno de amor por Él,

alabamos a Dios con corazón lleno de amor por Él.

Anterior: 69 Cantad vuestro amor de todo corazón por Dios

Siguiente: 71 La mayor felicidad es amar a Dios de verdad

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp