69 Cantad vuestro amor de todo corazón por Dios

Hemos oído la voz de Dios y regresado a Su casa, donde vivimos la vida de iglesia.

Pastoreados por Cristo, cada día comemos y bebemos las palabras de Dios y asistimos al banquete del reino de los cielos.

Al practicar y experimentar las palabras de Dios, comprendemos la verdad y se libera nuestra alma.

Seguros de que Cristo es la verdad, nuestro corazón ha sido conquistado y decidimos caminar con Dios.

Hermanos y hermanas, ¡cantad juntos! Cantad en voz alta el amor a Dios de nuestro corazón.

La expresión de la verdad por parte de Dios nos trae el camino de vida eterna y gracias a la verdad podemos vivir con semejanza humana.


El juicio de las palabras de Dios desenmascara el verdadero rostro de la corrupción de la humanidad, a la vez que muestra la justicia y santidad de Dios.

Nuestro carácter corrupto, nuestras palabras y acciones salen a la luz; sumamente arrepentidos, nos inclinamos ante Dios.

Durante las pruebas se evidencia nuestra naturaleza; nos arrepentimos ante Dios y comenzamos de nuevo.

Seguros de que Cristo es la verdad, nuestro corazón ha sido conquistado y decidimos caminar con Dios.

Hermanos y hermanas, ¡cantad juntos! Cantad en voz alta el amor a Dios de nuestro corazón.

La expresión de la verdad por parte de Dios nos trae el camino de vida eterna y gracias a la verdad podemos vivir con semejanza humana.


Ante la cruel opresión de Satanás, no retrocedemos; las palabras de Dios nos guían para superar las tribulaciones.

Al comprender la verdad discernimos y tenemos más claro qué amar y qué odiar. Juramos por nuestra vida rechazar a Satanás.

Al experimentar pruebas y tribulaciones amamos más a Dios de corazón; cumplimos adecuadamente con el deber y correspondemos el amor de Dios.

Seguros de que Cristo es la verdad, nuestro corazón ha sido conquistado y decidimos caminar con Dios.

Hermanos y hermanas, ¡cantad juntos! Cantad en voz alta el amor a Dios de nuestro corazón.

La expresión de la verdad por parte de Dios nos trae el camino de vida eterna y gracias a la verdad podemos vivir con semejanza humana.

Anterior: 58 Volver a casa

Siguiente: 76 El vínculo con Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro