257 Cómo deberías tratar tus propias palabras y acciones

I

¿Crees en las palabras y la retribución de Dios?

¿En que Dios castigará a quien le traicione?

¿Prefieres que el día llegue antes, o después?

¿Tienes miedo del castigo,

o te resistirás a Dios aun sabiendo que hay castigo?

Y cuando ese día llegue, ¿estarás llorando o aclamando?

¿Temes o esperas que Sus palabras se cumplan?

Si esperas que Dios salga pronto a cumplir Sus palabras,

¿cómo deberías comportarte?

Y si no esperas que esto ocurra, ¿por qué creer en Dios?

II

¿Qué final deseas tener?

¿Tu fe es total o dudas de Dios?

¿Has considerado las consecuencias

que tu comportamiento acarreará?

¿Temes o esperas que Sus palabras se cumplan?

Si esperas que Dios salga pronto a cumplir Sus palabras,

¿cómo deberías comportarte?

Y si no esperas que esto ocurra, ¿por qué creer en Dios?

III

¿Sabes por qué lo sigues?

Si es para ampliar tus horizontes,

no hace falta sufrir estos agravios.

Si es para ser bendecido y evitar el desastre,

¿por qué no te preocupa tu comportamiento?

¿Por qué no te preguntas si

puedes satisfacer Sus demandas?

¿O puedes recibir Sus bendiciones?

Si esperas que Dios salga pronto a cumplir Sus palabras,

¿cómo deberías comportarte?

Y si no esperas que esto ocurra, ¿por qué creer en Dios?


Adaptado de ‘Un problema muy serio: la traición (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 276 Vosotros recibiréis la herencia de Dios

Siguiente: 258 El camino necesario para temer a Dios y evitar el mal

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Cómo conocer la realidad

Dios es un Dios práctico: toda Su obra es práctica, todas las palabras que Él habla son prácticas y todas las verdades que Él expresa son...

¿Cómo se puede conocer la esencia divina de Cristo?

Aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su esencia, y aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su expresión. Haciéndose carne, Dios traerá la obra que debe hacer, y haciéndose carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle vida, y de mostrarle el camino.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro