Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

257 Cómo deberías tratar tus propias palabras y acciones

I

¿Crees en las palabras y la retribución de Dios?

¿En que Dios castigará a quien le traicione?

¿Prefieres que el día llegue antes, o después?

¿Tienes miedo del castigo,

o te resistirás a Dios aun sabiendo que hay castigo?

Y cuando ese día llegue, ¿estarás llorando o aclamando?

¿Temes o esperas que Sus palabras se cumplan?

Si esperas que Dios salga pronto a cumplir Sus palabras,

¿cómo deberías comportarte?

Y si no esperas que esto ocurra, ¿por qué creer en Dios?

II

¿Qué final deseas tener?

¿Tu fe es total o dudas de Dios?

¿Has considerado las consecuencias

que tu comportamiento acarreará?

¿Temes o esperas que Sus palabras se cumplan?

Si esperas que Dios salga pronto a cumplir Sus palabras,

¿cómo deberías comportarte?

Y si no esperas que esto ocurra, ¿por qué creer en Dios?

III

¿Sabes por qué lo sigues?

Si es para ampliar tus horizontes,

no hace falta sufrir estos agravios.

Si es para ser bendecido y evitar el desastre,

¿por qué no te preocupa tu comportamiento?

¿Por qué no te preguntas si

puedes satisfacer Sus demandas?

¿O puedes recibir Sus bendiciones?

Si esperas que Dios salga pronto a cumplir Sus palabras,

¿cómo deberías comportarte?

Y si no esperas que esto ocurra, ¿por qué creer en Dios?

Adaptado de ‘Un problema muy serio: la traición (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Dios perfecciona a aquellos en los que el Espíritu Santo obra

Siguiente:Vosotros recibiréis la herencia de Dios