283 Al fin puedo amar a Dios

Tu amor es sincero y puro, tienes un corazón bondadoso y honesto, y Te hiciste carne para salvar a la humanidad.

Veo que Tu humildad y Tu ocultación son muy hermosas, percibo cuán inconmensurable eres.

Te sigo de cerca con miedo y temor; Tus palabras me reconfortan.

Me acompañas en las dificultades, y Tus palabras de juicio me purifican y salvan.

Al fin soy capaz de amarte; día y noche estoy contigo, y ahora entiendo Tu voluntad.

Al ver cada vez más y más de Tu hermosura, llego a conocerte, Dios Todopoderoso.

Estás conmigo y he ganado mucho; la sorpresa es siempre agradable.

Tú me das todo Tu amor, y qué precioso es mi tiempo junto a Ti.


Tu amor me ha despertado y ha inspirado mi corazón, y deseo amarte y serte leal.

Usas Tu palabra para juzgarme y purificarme, y Tú me salvas de la influencia de Satanás.

He disfrutado tanto de Tu amor, he entendido la verdad, te he amado y venerado desde el fondo de mi corazón.

El dolor y el refinamiento me acercan más a Ti y entrego mi vida para dar un hermoso testimonio de Tu gloria.

Te he seguido hasta hoy, he obtenido la verdad y la vida y el camino se hace cada vez más luminoso.

Al contemplar Tu carácter justo y santo, he llegado a conocerte, Dios Todopoderoso.

Por Tu gracia ahora soy purificado y salvado, no sé cómo agradecértelo.

Al poner Tus palabras en práctica, ahora vivo en la luz, y debería esforzarme aún más en mi búsqueda de amarte.

Anterior: 282 Máximas de la fe en Dios

Siguiente: 284 Marchar por la senda del amor a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro