284 Avanzar por la senda del amor a Dios

1 No me importa cuán difícil sea la senda de la fe en Dios, yo solo hago la voluntad de Dios porque es mi vocación; mucho menos me importa si recibo bendiciones o sufro desgracias en el futuro. Ahora que estoy decidido a amar a Dios, seré fiel hasta el final. Sin importar qué peligros o dificultades acechen detrás de mí, sin importar cuál sea mi final, para recibir el día de gloria de Dios, sigo de cerca los pasos de Dios y me esfuerzo para continuar.

2 Veo que el corazón de Dios está muy preocupado. ¿Cómo debo cumplir con mi deber para compartir la carga de Dios? La senda para difundir el evangelio del reino es larga y ardua. Escoger amar a Dios significa que nosotros nos encargamos de Sus comisiones; solo cumplir bien con el deber es tener verdadero amor por Él. He decidido buscar la verdad para traer el consuelo de Dios. Dios me ha dado vida; es justo y natural que sea completamente fiel. Debo retribuir Su amor amándole sinceramente. Las dificultades y pruebas muestran si la gente ama realmente a Dios. Los que entienden la verdad deben luchar para dar testimonio de Él. Por muy grandes que sean las dificultades y pruebas, debes seguir dando testimonio. Ya vivamos o muramos, vivimos esta vida por Dios.

Anterior: 283 Al fin puedo amar a Dios

Siguiente: 285 Canto al amor a Dios sin arrepentimiento

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro