115 La verdad-palabra de Dios es tan valiosa

1 Dios ha venido a vivir con el hombre en la tierra y ha expresado muchas verdades. Ya no busco con vaguedad porque tengo las palabras de Dios que me guían. Cada día, leo las palabras de Dios y vivo ante Él; el Espíritu Santo me ilumina y esclarece. Entiendo la verdad cada vez más claramente y mi vida madura poco a poco. Las palabras de Dios ponen al descubierto los hechos reales de la corrupción del hombre y estoy completamente convencido. A través del juicio de las palabras de Dios y de someterme a pruebas, mis actitudes corruptas se purifican. Al disfrutar la riqueza de las palabras de Dios, he ganado mucho. Al contemplar la justicia y la santidad del carácter de Dios, mi corazón está lleno de asombro y veneración.

2 Al leer las palabras de Dios, entiendo la verdad y trasciendo las limitaciones de la carne. Al buscar la verdad y obedecer a Dios mientras cumplo con mi deber, vivo la semejanza de una persona honesta. Al deshacerme de mis actitudes corruptas, compruebo que La verdad-palabra de Dios es tan valiosa. Al practicar las palabras de Dios, obtengo la verdad y la vida y mi corazón no podría pedir más. Al ver lo grande, lo real que es el amor de Dios, le doy mi corazón sincero a Dios de buena gana. Por muchos problemas y dificultades que tenga por delante, sigo con fe suprema. Al tratar de amar a Dios y temerlo y evitar el mal, el camino es más brillante que nunca. Al seguir a Cristo hasta el final, siendo fiel a Dios, recibo Su rostro sonriente.

Anterior: 114 La plegaria del pueblo de Dios

Siguiente: 116 Sólo los honestos se asemejan a un humano

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 38

Si se toman en cuenta los rasgos inherentes de la humanidad —es decir, el verdadero rostro de esta— ser capaz de seguir adelante hasta...

22. Finalmente he aprendido cómo cumplir con mi deber

Después de contemplar estas palabras, finalmente me di cuenta: resulta ser que los títeres y los traidores que huyen del gran trono blanco no sólo se refiere a los que se apartan de esta senda. Más importante aún, se está refiriendo a los que siguen a Dios pero no valoran estas verdades, a las personas que siempre las evaden, que buscan una nueva salida fuera de estas verdades, que no están dispuestas a someterse al castigo y juicio de Dios y a buscar que Dios las purifique.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp