114 La plegaria del pueblo de Dios

El pueblo de Dios vuelve ante Su trono.

Le ofrecemos nuestra oración.

Que Dios bendiga a los que anhelan que aparezca.

Que Dios bendiga a todos para que pronto oigan Su voz.

Que todos los que Dios ha preseleccionado

sigan los pasos del Cordero.

Que Dios ilumine a los que buscan.

Que Dios ilumine a los que esperan y observan.

Que todos ellos vean al Redentor,

vean que Él regresó, la verdad que Él trajo.

El pueblo de Dios vuelve ante Su trono.

Le ofrecemos nuestra oración.

Que la humanidad se libre de sus nociones.

Que la humanidad busque el camino de verdad.

Que la humanidad tenga el sustento de Sus palabras

para que su espíritu ya no sienta sed.

Que la humanidad aprenda a discernir;

que Satanás ya no la pueda engañar.

Que Dios nos guíe para predicar y testificar por Él,

y que mantenga a Su pueblo en Su amor.

El pueblo de Dios vuelve ante Su trono.

Le ofrecemos nuestra oración.

Que Dios nos ilumine para que entendamos,

que comprendamos Su palabra y Su voluntad.

Que todos celebren y vivan por la palabra de Dios.

Que Él nos juzgue y castigue para cumplir nuestro deber.

Que Dios nos ponga más pruebas para cambiar nuestro carácter.

Que toda la gente distinga el bien del mal.

Que toda la gente practique la verdad

y obedezca todas las órdenes de Dios.

Que Dios castigue a los malvados,

para no alterar la vida en la iglesia.

Que Dios perfeccione a más gente

para que compartan Sus pensamientos.

Que la gente ofrezca su amor verdadero al hermoso Dios.

Que Dios bendiga a los que regresan a Él.

Que todos vivamos en la luz.

El pueblo de Dios vuelve ante Su trono.

Le ofrecemos nuestra oración.

Le ofrecemos nuestra oración.

Anterior: 113 Mi corazón atesora la palabra de Dios

Siguiente: 115 La verdad-palabra de Dios es tan valiosa

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

86. Día tras día en la prisión del PCCh

A través del sucesivo juicio y castigo de Dios Todopoderoso, mi carácter arrogante fue cambiando gradualmente. Pude convertirme en una persona discreta, pude escuchar pacientemente a los demás hablar, y pude tomar en cuenta las sugerencias de otros. Pude solicitar las opiniones de los hermanos y hermanas sobre algunos temas, y colaborar armoniosamente con ellos.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp