113 Mi corazón atesora la palabra de Dios


Tus declaraciones y palabras me guían para seguir. He comprobado que hay esperanza en la vida.

Tus palabras, que juzgan y reprenden a la humanidad, revelan lo corrupta que es la gente.

Me podas, tratas, reprendes y disciplinas, y aprendo a ser obediente.

Al experimentar y practicar Tus palabras, comprendo la verdad y vivo ante Ti.

Te he seguido hasta ahora con confianza en Tus palabras. Poco a poco he crecido y madurado.

Si me alejara de Tus palabras, me faltaría Tu presencia y estaría muerto en vida.


Tus palabras de vida me han acompañado hasta hoy. He probado Tu gran amor.

Veo que Cristo es la verdad, el camino y la vida; Cristo es mi todo.

Tus palabras me purifican de la corrupción y me dan vida nueva.

Dolor, tribulación, pruebas, refinamiento Tu palabra me acompaña a través de todo.

Aunque me duele la carne, veo claramente el mal de Satanás y mi amor por Dios crece.

Aunque el camino por recorrer sea escabroso, con Tus palabras como guía, no temeré.

Al comprender la verdad, mi carácter cambia poco a poco, todo por Tu gracia.

Gracias al juicio y las pruebas de Tu palabra puedo recibir verdad y vida.

Me libero de la oscura influencia de Satanás y alcanzo la gran salvación de Dios.

Veo que Cristo es la verdad, el camino y la vida; Cristo es mi todo.


Eres la verdad, el camino y la vida; Tus palabras contienen todo lo que existe.

Tú eres el Salvador, y la humanidad necesita todas las palabras que expresas.

El que hoy pueda deshacerme de mi corrupción y vivir en la luz, se debe completamente a que Tu palabra me ha salvado.

Encarnado, Tu amor es profundo, y Tu cariño, intenso; Tus palabras son de lo más valioso.

No importa cuán grandes sean las pruebas o cuán graves sean las tribulaciones, recordaré bien Tus palabras.

Practicaré Tus palabras y daré testimonio de Ti para que Tu sacrificio no sea en vano.

Love is Your essence, righteous Your disposition, and I shall praise You forever.

Veo que Cristo es la verdad, el camino y la vida; Cristo es mi todo.

Anterior: 112 La voz del corazón de una criatura

Siguiente: 114 La plegaria del pueblo de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro