113 Mi corazón atesora la palabra de Dios

1 Tus declaraciones y palabras me guían para seguir. He comprobado que hay esperanza en la vida. Tus palabras, que juzgan y reprenden a la humanidad, revelan lo corrupta que es la gente. Me podas, tratas, reprendes y disciplinas, y aprendo a ser obediente. Al experimentar y practicar Tus palabras, comprendo la verdad y vivo ante Ti. Te he seguido hasta ahora con confianza en Tus palabras. Poco a poco he crecido y madurado. Si me alejara de Tus palabras, me faltaría Tu presencia y estaría muerto en vida. Tus palabras de vida me han acompañado hasta hoy. He probado Tu gran amor. Veo que Cristo es la verdad, el camino y la vida; Cristo es mi todo.

2 Tus palabras me purifican de la corrupción y me dan vida nueva. Dolor, tribulación, pruebas, refinamiento Tu palabra me acompaña a través de todo. Aunque me duele la carne, veo claramente el mal de Satanás y mi amor por Dios crece. Aunque el camino por recorrer sea escabroso, con Tus palabras como guía, no temeré. Al comprender la verdad, mi carácter cambia poco a poco, todo por Tu gracia. Gracias al juicio y las pruebas de Tu palabra puedo recibir verdad y vida. Me libero de la oscura influencia de Satanás y alcanzo la gran salvación de Dios. Veo que Cristo es la verdad, el camino y la vida; Cristo es mi todo.

3 Eres la verdad, el camino y la vida; Tus palabras contienen todo lo que existe. Tú eres el Salvador, y la humanidad necesita todas las palabras que expresas. El que hoy pueda deshacerme de mi corrupción y vivir en la luz, se debe completamente a que Tu palabra me ha salvado. Encarnado, Tu amor es profundo, y Tu cariño, intenso; Tus palabras son de lo más valioso. No importa cuán grandes sean las pruebas o cuán graves sean las tribulaciones, recordaré bien Tus palabras. Practicaré Tus palabras y daré testimonio de Ti para que Tu sacrificio no sea en vano. El amor es Tu esencia, justo Tu carácter, y yo te alabaré para siempre. Veo que Cristo es la verdad, el camino y la vida; Cristo es mi todo.

Anterior: 112 La voz del corazón de una criatura

Siguiente: 114 La plegaria del pueblo de Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

21. Por fin entiendo qué significa cumplir con el deber

Fue en la revelación de Dios que finalmente reconocí mi propia naturaleza satánica de arrogancia e imprudencia: No tenía una pizca de reverencia delante de Dios, no era obediente en lo absoluto. Al mismo tiempo me di cuenta que la mente humana es un pozo de agua fétida.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp