Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

99 Mi corazón atesora la palabra de Dios

I

Hablas para guiarme hacia adelante, mi vida ahora tiene luz.

Tu castigo me dejó con miedo, pero no entendía Tu voluntad.

Tus severas palabras revelaron mi naturaleza,

pero dudé y te lastimé.

Tonto soy, sin saber que Tu palabra es vida.

Puedo llegar hasta aquí, todo gracias a Tu palabra.

Trabajaré duro para poner en práctica Tu palabra.

Si abandono Tu palabra, no podré cambiar mi carácter,

mucho menos recibir Tu aprobación.

Tu palabra de vida, Tu bondad, son mi motivación.

Ahora veo que Cristo es la verdad,

el camino y la vida; Cristo es mi todo.

II

Tu palabra purifica al hombre y le da vida al hombre,

solo Tú eres digno de alabanza.

Dolor, dificultades, opresión y arresto,

Tu palabra me acompaña a través de todo.

Aunque me duele la carne, Tú me cuidas y proteges,

y experimento Tu amor tan real.

Aunque el camino por recorrer es difícil y tortuoso,

siempre viviré según Tu palabra.

Al comprender la verdad,

mi carácter comienza a cambiar, todo por Tu gracia.

El juicio y las pruebas de Tu palabra

me permiten ganar verdad y vida.

Tu juicio y castigo, Tus pruebas y refinamiento,

me purifican y cambian.

Ahora veo que Cristo es la verdad,

el camino y la vida; Cristo es mi todo.

III

Eres la verdad, el camino y la vida;

Tu palabra contiene todas las cosas.

Tú eres el Salvador y la humanidad necesita

todas las palabras que expresas.

Hoy puedo deshacerme de mi corrupción y vivir en la luz,

todo porque Tu palabra me ha salvado.

Te conviertes en carne que muestra

Tu amor profundo y poderoso,

Tu palabra es tan preciosa.

No importa cuán grande sea el juicio

o cuán grave sea la tribulación,

recordaré bien Tu palabra.

Tu palabra es verdad y vida,

revela Tu omnipotencia y sabiduría.

El amor es Tu esencia, justo Tu carácter,

y yo te alabaré para siempre.

Ahora veo que Cristo es la verdad,

el camino y la vida; Cristo es mi todo.

Anterior:Máximas de la fe en Dios

Siguiente:Regresar ante Dios es la felicidad verdadera