112 La voz del corazón de una criatura

Tan a menudo quise gritar, pero nunca encontré el lugar.

Tan a menudo quise cantar,

pero ninguna canción pude encontrar.

Tan a menudo quise expresar el amor de un ser creado.

Busqué por todas partes, pero no encontraba las palabras.

¡Oh, Dios! Tú eres el amor en mi corazón.

La voz del corazón de una criatura.


El hombre vino del polvo, del polvo sin vida.

Tú nos creaste y diste el aliento, el aliento de vida.

¡Qué triste! Satanás nos corrompió,

perdimos la razón y conciencia.

Generación tras generación,

y muchas más han caído desde entonces.

¡Oh, Dios! Tú eres el amor en mi corazón.

La voz del corazón de una criatura.

Mi corazón feliz alaba Tu llegada a la tierra.

Yo era corrupto, pero me salvaste,

y ahora veo Tu glorioso rostro.

Obedezco Tus planes y complazco Tu voluntad,

ya no me elegiré a mí.

Vengo del polvo; amarte es una gran bendición.

¿Cómo no podría alabarte y venerarte?

Tú creaste al hombre y lo amas.

Te encarnaste para salvarnos.

Has soportado todo tipo de humillaciones y la persecución,

la dulzura y la amargura de la vida

para traer al hombre a un bello destino.

¿Cómo no vamos a agradecerte por esta gran salvación?

¡Oh, Dios! Tú eres el amor en mi corazón.

La voz del corazón de una criatura.


Hoy sólo Tu exaltación y gracia me salvan,

y yo busco la vida humana.

Acepto Tus palabras y Tu juicio,

conozco Tu justicia y Tu santidad.

Soporto la persecución y el dolor,

me doy cuenta de que eres el más hermoso.

Porque Tu obra es lo que yo estoy viviendo;

yo vivo en la luz, soy limpiado.

¡Oh, Dios! Tú eres el amor en mi corazón.

La voz del corazón de una criatura.

V

Venerar a Dios es el deber de una criatura,

venerarte es el deber de una criatura.

Odio a Satanás profundamente.

Él intenta todo para tentarme.

Preferiría amarte con todo Tu juicio,

preferiría amarte con todo Tu castigo,

sin volver a desear la carne, ni a vivir bajo Satanás.

¡Oh, Dios! Tú eres el amor en mi corazón.

La voz del corazón de una criatura.

Anterior: 111 Voy caminando en el sendero al reino

Siguiente: 113 Mi corazón atesora la palabra de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro