170 La humanidad necesita las dos encarnaciones de Dios

Si la obra de los últimos días no se hiciera mediante la encarnación,

no salvaría totalmente a los pecadores.

Dios sería el Espíritu intocable e invisible

si no se hiciese carne y viniese al mundo.

El Espíritu de Dios es incompatible con el hombre de carne,

el hombre y Dios son de distintos mundos y naturalezas.

No hay manera de que Dios y el hombre se relacionen,

y el hombre tampoco puede volverse espíritu.

Por lo tanto, el Espíritu de Dios debe convertirse en un ser creado

para hacer Su obra original.

Dios se hace carne por necesidad.

Si el Espíritu de Dios pudiera hacer Su obra directamente,

no se sometería a la indignidad que Él enfrenta al ser encarnado.

Dios puede elevarse hasta lo más alto,

también se humilla volviéndose hombre para hacer Su obra.

El hombre no puede elevarse hasta lo más alto,

ni tampoco puede descender hasta lo más bajo.

El hombre no puede ser espíritu,

Dios debe hacerse carne para hacer Su obra.

En la primera encarnación, Dios hecho carne

podía redimir a la humanidad con Su crucifixión.

De ningún modo el Espíritu de Dios podía

ser crucificado por el pecado del hombre.

Dios se hace carne por necesidad.

Si el Espíritu de Dios pudiera hacer Su obra directamente,

no se sometería a la indignidad que Él enfrenta al ser encarnado.

Al encarnarse, Dios serviría como ofrenda por el pecado del hombre.

Pero el hombre había caído y no podía ascender a los cielos,

no podía tomar la ofrenda por el pecado,

así que Dios tuvo que ir y volver entre el cielo y la tierra.

Y Jesús tuvo que venir entre los hombres

para hacer personalmente lo que el hombre no podía hacer.

Dios se hace carne por necesidad.

Si el Espíritu de Dios pudiera hacer Su obra directamente,

no se sometería a la indignidad que Él enfrenta al ser encarnado.

Dios se hace carne por necesidad.

No se sometería a la indignidad que Él enfrenta al ser encarnado.

Adaptado de ‘El misterio de la encarnación (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 169 La corrupta humanidad necesita la salvación de Dios encarnado

Siguiente: 171 Dios encarnado es más apto para hacer la obra de la salvación

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 20

Dios creó a toda la humanidad, y la ha guiado hasta hoy. Así pues, Él sabe todo lo que ocurre entre los hombres: Él conoce la amargura y...

80. Pasar la flor de la juventud en la cárcel

Sin la salvación de Dios, mis ojos todavía estarían tapados y mis emociones atrapadas, pero experimentar la obra Dios me hizo entender la esencia de lo que significa “ayudarnos el uno al otro” y me mostró la verdad de la amistad, del amor, del cariño familiar. Vi que sólo las palabras de Dios son la verdad, y que solamente viviendo por las palabras de Dios podríamos escapar de la influencia de Satanás, y que sólo comportándonos de acuerdo con la verdad podríamos tener una vida significativa.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp