App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

343 La humanidad necesita las dos encarnaciones de Dios

I

Si la obra de los últimos días

no se hiciera mediante la encarnación,

no salvaría totalmente a los pecadores.

Dios sería el Espíritu intocable e invisible

si no se hiciese carne y viniese al mundo.

El Espíritu de Dios es incompatible con el hombre de carne,

el hombre y Dios son de distintos mundos y naturalezas.

No hay manera de que Dios y el hombre se relacionen,

y el hombre tampoco puede volverse espíritu.

Por lo tanto, el Espíritu de Dios

debe convertirse en un ser creado

para hacer Su obra original.

Dios se hace carne por necesidad.

Si el Espíritu de Dios pudiera hacer Su obra directamente,

no se sometería a la indignidad

que Él enfrenta al ser encarnado.

II

Dios puede elevarse hasta lo más alto,

también se humilla volviéndose hombre para hacer Su obra.

El hombre no puede elevarse hasta lo más alto,

ni tampoco puede descender hasta lo más bajo.

El hombre no puede ser espíritu,

Dios debe hacerse carne para hacer Su obra.

En la primera encarnación, Dios hecho carne

podía redimir a la humanidad con Su crucifixión.

De ningún modo el Espíritu de Dios podía

ser crucificado por el pecado del hombre.

Dios se hace carne por necesidad.

Si el Espíritu de Dios pudiera hacer Su obra directamente,

no se sometería a la indignidad

que Él enfrenta al ser encarnado.

III

Al encarnarse, Dios serviría como ofrenda

por el pecado del hombre.

Pero el hombre había caído y no podía ascender a los cielos,

no podía tomar la ofrenda por el pecado,

así que Dios tuvo que ir y volver entre el cielo y la tierra.

Y Jesús tuvo que venir entre los hombres

para hacer personalmente lo que el hombre no podía hacer.

Dios se hace carne por necesidad.

Si el Espíritu de Dios pudiera hacer Su obra directamente,

no se sometería a la indignidad

que Él enfrenta al ser encarnado.

Dios se hace carne por necesidad.

No se sometería a la indignidad

que Él enfrenta al ser encarnado.

Adaptado de ‘El misterio de la encarnación (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Lo mejor de la obra de Dios encarnado

Siguiente:Dios encarnado es una fuente viva de vida