App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

47. La humanidad corrupta necesita la obra de Dios encarnado

Velocidad

47. La humanidad corrupta necesita la obra de Dios encarnado

I

Dios se hizo carne porque el objeto de Su obra,

no es el espíritu de Satanás,

ni nada más, no es la carne, sino el hombre.

Satanás corrompió la carne del hombre

y por eso es el objeto de la obra de Dios.

El lugar de la salvación de Dios es el hombre.

El hombre es un ser mortal, sólo de carne y sangre,

y sólo Dios puede salvarlo.

Dios debe encarnarse en todo lo que es el hombre,

para hacer Su obra, para lograr lo mejor.

Dios debe hacerse carne,

porque el hombre es carne que no vence al pecado.

Dios debe hacerse carne, porque el hombre es carne

que no puede liberarse

II

de las cadenas de la carne.

Satanás corrompió la carne del hombre,

que ha sido dañado y cegado.

Y la razón por la que Dios viene hecho carne

es porque el hombre es el objeto de Su salvación,

y Satanás turba Su obra usando el hombre carnal.

Dios lucha con Satanás conquistando al hombre,

y a la vez salva al hombre.

Así, Dios mismo debe encarnarse, para hacer Su obra.

Satanás corrompió la carne,

el hombre se convirtió en la encarnación de Satanás

y Dios debe derrotarlo.

Para dar batalla a Satanás y salvar al hombre,

Dios debe venir al mundo y encarnarse. Es obra real.

Cuando Dios obra en carne está luchando con Satanás.

Su obra en el reino espiritual se torna práctica,

es real en el mundo, en el hombre.

III

Al que Dios conquista es al hombre rebelde,

el que es vencido es la encarnación de Satanás,

y a fin de cuentas el que es salvado es el hombre.

Fue necesario que Dios se convirtiese en hombre

y tomase el caparazón de un ser,

para dar batalla a Satanás y conquistar al hombre,

que es rebelde en mismo caparazón.

Fue necesario que Dios se convirtiese en hombre

y tomase el caparazón de un ser,

para salvar al hombre que tiene el mismo caparazón,

pero a quien dañó Satanás.

El hombre es enemigo de Dios, Dios debe conquistarlo.

El hombre es el objeto de la salvación de Dios;

Dios debe encarnarse y convertirse en hombre.

De esta manera Su obra se hace más fácil.

Dios puede vencer a Satanás,

Dios puede conquistar al hombre,

Dios puede salvar a la humanidad.

De “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Él es nuestro Dios

Siguiente:Sólo al obrar en la carne puede Dios alcanzar a la humanidad