83 La verdadera historia de la obra de Dios en los últimos días

Hoy la obra de Dios es transformar

a los corruptos y adormecidos

con el fin de purificar a la gente en quien Satanás obró.

No es crear a Adán o Eva,

ni tampoco crear la luz

ni los distintos tipos de plantas o animales.

Ahora Su obra es purificar a los corrompidos por Satanás,

para recuperarlos y que sean la gloria de Dios.

Esta obra no es tan simple como el hombre cree que es.

No se trata de maldecir a Satanás y enviarlo al abismo.

Deberías ver la voluntad de Dios.

Y deberías ver que Su obra no es tan simple como crear

lo que hay en el cielo y la tierra.

Es al hombre transformar, convertir el mal en bien,

tomar posesión de lo que antes no pertenecía a Dios.

Esta es la verdadera historia.

Todos deberían entender esto y no simplificarlo.

La obra de Dios no es comparable con ninguna obra común.

El hombre no puede comprender

su sabiduría ni su maravilla.

Dios no crea ni destruye todo en esta etapa de Su obra.

Él transforma Su creación, purificando lo corrupto.

Así Dios dará comienzo a Su obra, que es de gran magnitud.

Y este es el sentido completo,

la importancia de la obra de Dios.

Deberías ver la voluntad de Dios.

Y deberías ver que Su obra

no es tan simple como crear

lo que hay en el cielo y la tierra.

Es al hombre transformar, convertir el mal en bien,

tomar posesión de lo que antes no pertenecía a Dios.

Esta es la verdadera historia.

Adaptado de ‘¿Es la obra de Dios tan sencilla como el hombre imagina?’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 82 El único camino de la humanidad para entrar al reposo

Siguiente: 84 Dios juzga y perfecciona al hombre con Sus palabras en los últimos días

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro