208 El juicio de Dios es una bendición

1 ¡Oh Dios! Tú expresas la verdad para juzgar y purificar a la humanidad revelando Tu amor. Tus palabras exponen y juzgan la naturaleza del hombre; por fin veo lo corrupto que soy. Deseo aceptar Tu juicio y purificación para que mis actitudes satánicas sean transformadas. Aunque sufra mucha angustia en las pruebas, Tus palabras siempre están conmigo, guiándome. Muchas veces cuando me sentía débil y negativo, Tus palabras me dieron confianza y fortaleza. Muchas veces cuando fallé y tropecé, Tus palabras me levantaron de nuevo. Muchas veces cuando fui arrogante y desobediente, Tus palabras me juzgaron y despertaron mi corazón. Solo ahora veo que Tus palabras son tan preciosas y que son la provisión de mi vida.

2 Tú pronuncias palabras, concediendo a la humanidad la verdad, el camino y la vida. Tú juzgas y purificas a la humanidad permitiendo que las personas obtengan vida; todo esto es Tus bendiciones. Al entender la verdad y desechar nuestra corrupción, podemos vivir en la luz. Al confiar en Tus palabras, nos mantenemos firmes durante la persecución, las dificultades, las pruebas y el refinamiento. Lloramos cuando fallamos y tropezamos, pero Tus palabras nos consuelan y nos guían. Al seguirte, al sufrir pruebas y tribulaciones, aunque hemos sufrido, hemos ganado la verdad. Nuestras actitudes han cambiado un poco, ahora vivimos la semejanza humana, todo por Tu gracia. Estoy agradecido por Tu juicio y castigo que han purificado mis actitudes corruptas.

3 Tú eres la verdad, el camino y la vida; la encarnación es el Dios práctico. Todas Tus palabras son la verdad; todas son necesarias en nuestras vidas. Tú pagas cualquier precio para purificarnos y perfeccionarnos. Tú, humilde y oculto, obras entre los hombres. Tu amor por la humanidad es tan profundo. Tu juicio es una bendición, lo hemos probado profundamente. Hemos disfrutado tanto de Tu amor que nunca podremos corresponder. Aunque hay sufrimiento en seguirte, hemos obtenido mucho. Hemos obtenido la verdad y la vida de Ti; Te amaremos y daremos testimonio de Ti para siempre.

Anterior: 207 Las palabras de Dios me han conquistado

Siguiente: 209 El remordimiento después de recibir el juicio

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro