207 Las palabras de Dios me han conquistado

1 Durante años creí en el Señor, pero no sabía buscar la verdad. Me aferraba a la ceremonia religiosa, mi fe era vaga y abstracta. Entendía un poco la Biblia y pensaba que conocía a Dios. Me entregaba y sufría por el Señor para ser recompensado y coronado. Mi corazón estaba lleno de nociones e imaginaciones sobre Dios. Mi corazón deseaba disfrutar de la gracia y las bendiciones de Dios. Cuando contemplaba las declaraciones del Hijo del hombre encarnado, usaba las palabras de la Biblia para medir la obra de Dios. Me aferraba a los conceptos religiosos y pensaba que eso era lealtad al Señor. ¿En qué se diferenciaban mis acciones de las de los fariseos?

2 Cuando experimenté el juicio de las palabras de Dios, fue como despertar de un sueño. Vi cómo mi arrogancia me había hecho perder toda conciencia y razón. Al no poseer la verdad, solía delimitar a Dios con nociones e imaginaciones. También hice juicio sobre Cristo y lo negué, como si fuera una persona común. Sólo cuando fui conquistado por las palabras de Dios vi Su aparición. Me despreciaba por ser demasiado arrogante y ciego para conocer a Dios. Al pensar en mi desobediencia y resistencia pasadas me llenaba de remordimientos. Al inclinarme ante Dios, sentía un enorme remordimiento. Decido buscar la verdad y vivir una semejanza humana. Dispongo mi corazón en seguir a Dios y no descansaré hasta haber obtenido la verdad.

Anterior: 206 Jamás volveré a abandonar a Dios

Siguiente: 208 El juicio de Dios es una bendición

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 18

Todas las palabras de Dios contienen una parte de Su carácter. El carácter de Dios no puede expresarse plenamente en palabras, lo cual...

1. Qué son la encarnación y su esencia

El significado de la encarnación es que Dios aparece en la carne, y viene a obrar con semejanza de carne en medio del hombre de Su creación. Por tanto, para que Dios se encarne, primero debe hacerse carne, con una humanidad normal; esto, como mínimo, debe hacerse realidad. De hecho, la implicación de la encarnación de Dios es que Él vive y obra en la carne, Dios se hace carne en Su misma esencia, se hace hombre.

Capítulo 88

Las personas simplemente no pueden imaginar el grado en el que Mi paso se ha acelerado: esto es una maravilla que ha ocurrido y que es...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp