Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

207 Nunca más me alejaré de Dios

1 Una vez busqué el dinero y la fama, abandoné a Dios y regresé al mundo. Me sumergí en la oscuridad, estaba inquieto e intranquilo. En mis días sin Dios a mi lado, mi única compañía era el dolor. Oh, Dios, es mi culpa por no atender Tus palabras, me empeñé en recurrir al abrazo de Satanás. Renuncié a mi fe, te herí en lo más hondo. Busco en mi corazón, ¿dónde está mi conciencia? He tenido ya demasiada amargura bajo el campo de acción de Satanás, anhelo la felicidad de estar contigo. Ojalá pudiera volver atrás y empezar de nuevo. ¿Hay alguna posibilidad de rescatarme? ¿Es demasiado tarde para volver atrás?

2 A través del duro castigo y disciplina de Dios, al fin me he examinado a mí mismo. Sólo reconozco a Dios con mis palabras, pero nunca lo he tratado como a Dios. No he tenido ni la más mínima reverencia hacia Él, he ofendido Su carácter totalmente a la ligera. Oh, Dios, sin buscar la verdad, ¿cómo iba a conocerte o temerte? Reflexionando sobre el pasado, mi traición hacia Ti queda grabada como una marca en mi corazón. No puedo saldar una deuda tan grande, tanto remordimiento y reproche que agitan mi corazón. Me postro ante Ti y te entrego mi alma, las lágrimas de repente caen de mis ojos. Mi frialdad y rebeldía han lastimado mucho Tu corazón, ¿cómo puedo borrar los horribles hechos del pasado?

3 Sólo por la misericordia de Dios he vuelto a Su casa. Es Su desinteresada salvación la que me ha dado la oportunidad de arrepentirme. He experimentado el amor sincero de Dios, he decidido renovarme. Oh, Dios, cuando me vuelvo hacia Ti, te veo sonreírme de nuevo. Tu hermosa forma envuelve mi corazón, eres muy querido y amado, todo vuelve a ser igual que al principio. Lo que Tú eres es tan auténtico, tan real, que se aferra a mi corazón, la adoración brota hacia Ti. Oh, Dios, Tú eres mi todo en la vida, nunca más me alejaré de Ti. Oh Dios, Tú eres mi todo en la vida, nunca más me alejaré de Ti.

Anterior:El juicio de Dios es una bendición

Siguiente:El pasado me atraviesa como una espada