Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

172 El Rey del reino ha vencido

I

Con el rayo del Este, Dios comienza a hablar,

el Empíreo se ilumina y las estrellas se transforman.

Los hombres son clasificados y limpiados.

Bajo este resplandor, el hombre se revela en su forma original.

Ojos deslumbrados, llenos de confusión,

sus feos rasgos no pueden ocultar.

Dios volvió a comenzar en la morada del gran dragón rojo

y una nueva obra en el universo emprendió.

Pronto, los reinos de la tierra no existirán,

en el reino de Dios se convertirán

porque la victoria es suya y triunfante regresó.

II

Los hombres esperan y observan, asombrados.

Ahora, con la llegada de la luz de Dios,

todos se regocijan en el día que nacieron

y lo maldicen al mismo tiempo.

Emociones mezcladas, difíciles de expresar.

Las lágrimas de autorreproche forman ríos,

en sólo un momento se van,

barridas por la fuerte corriente.

Dios volvió a comenzar en la morada del gran dragón rojo

y una nueva obra en el universo emprendió.

Pronto, los reinos de la tierra no existirán,

en el reino de Dios se convertirán

porque la victoria es suya y triunfante regresó.

III

Una vez más, el día de Dios se acerca,

despertando a la raza humana,

dándole a la humanidad un nuevo punto de partida.

El corazón de Dios late y siguiendo ese ritmo,

las olas golpean las rocas,

las montañas brincan y las aguas bailan con gozo.

Es difícil para Dios expresar lo que siente.

Dios volvió a comenzar en la morada del gran dragón rojo

y una nueva obra en el universo emprendió.

Pronto, los reinos de la tierra no existirán,

en el reino de Dios se convertirán

porque la victoria es suya y triunfante regresó.

IV

Dios quiere que todo lo malo e inmundo quede

reducido a cenizas bajo Su mirada,

que sus hijos rebeldes se vayan

y que no regresen nunca más.

Dios volvió a comenzar en la morada del gran dragón rojo

y una nueva obra en el universo emprendió.

Pronto, los reinos de la tierra no existirán,

en el reino de Dios se convertirán

porque la victoria es suya y triunfante regresó.

Adaptado de ‘Capítulo 12’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Dios gobierna en el reino

Siguiente:Siete truenos salen del trono