283 Deja que Dios entre en tu corazón

Dios sólo puede entrar en tu corazón si se lo abres.

Sólo puedes ver lo que Dios tiene y es

y sólo puedes ver Su voluntad

si Él ha entrado en tu corazón.

¡Así que abre tu corazón! ¡Abre tu corazón!

I

En ese momento descubrirás

que todo sobre Dios es tan preciado,

que Él se merece ser querido.

En comparación, la gente, las cosas

y lo que pasa en tu vida,

sí, incluso tus seres queridos,

casi ni se merecen mención.

Verás qué insignificantes son.

Todo lo demás, todo lo demás no será nada para ti,

no te atraerá o nada valdrá.

Nada excepto Dios, nada excepto Dios te atraerá.

Dios sólo puede entrar en tu corazón si se lo abres.

Sólo puedes ver lo que Dios tiene y es

y sólo puedes ver Su voluntad

si Él ha entrado en tu corazón.

¡Así que abre tu corazón! ¡Abre tu corazón!

II

En la humildad de Dios

verás Su grandeza y supremacía,

Su infinita sabiduría y tolerancia.

Incluso en las cosas mínimas,

verás la comprensión, tolerancia

y paciencia que Él tiene contigo.

Esto aflorará tu amor por Él.

Ese día, sentirás que el hombre vive en un mundo sucio,

que nada es digno de mención:

lo que pasa en tu vida,

incluso a quienes amas y su amor, cuidado y protección.

Sólo Dios es tu amado, ¡sólo lo quieres a Él!

Dios sólo puede entrar en tu corazón si se lo abres.

Sólo puedes ver lo que Dios tiene y es

y sólo puedes ver Su voluntad

si Él ha entrado en tu corazón.

¡Así que abre tu corazón! ¡Abre tu corazón!

III

El amor de Dios es tan grande

y Su esencia es tan santa.

En Dios no hay engaño,

ni maldad ni envidia ni conflicto,

sólo autenticidad y justicia.

El hombre debe esforzarse y anhelar

todo lo que Dios tiene y es.

Dios sólo puede entrar en tu corazón si se lo abres.

Sólo puedes ver lo que Dios tiene y es

y sólo puedes ver Su voluntad

si Él ha entrado en tu corazón.

¡Así que abre tu corazón! ¡Abre tu corazón!


Adaptado de ‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 282 Emula la experiencia de Pedro

Siguiente: 284 ¿Eres tú el que desea ser perfeccionado por Dios?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro