109 La vida de un hombre nuevo

Escuchamos la voz de Dios; somos elevados ante Él.

A través de Sus palabras, nuestras mentes se aclaran.

Nuestras nociones, nuestras ideas falsas desaparecieron,

vemos claramente al Dios práctico.

Una nueva vida, desempeñando deberes por la verdad.

Aceptamos la búsqueda de Dios, ofrecemos nuestros corazones.

Somos honestos, con temor de Dios, no actuemos según nuestra voluntad.

Bendecidos, mientras nos amamos y ayudamos unos a otros.

Practicamos las palabras de Dios;

ganamos vida, viviendo en la luz.

¡Fieles en nuestro deber, con alegría en el corazón!

Obedeciendo los planes de Dios,

contemplamos Su maravilla.

El amor a Dios nos llena de alegría,

y vivimos como personas nuevas.

Servimos según los principios de verdad.

Lo amamos, conscientes de Su voluntad.

Viviendo las palabras de Dios, somos libres.

Buscar la verdad para conocerlo, ganamos Su aprobación.

Cuanto más aceptamos el juicio de Dios,

más sentimos Su hermosura.

El carácter corrupto es purificado,

no podemos amar a Dios lo suficiente.

Teniendo la verdad como nuestra vida,

ganamos semejanza humana.

Obtener la verdad no es fácil,

pero después del dolor viene la dulzura.

Practicamos las palabras de Dios;

ganamos vida, viviendo en la luz.

¡Fieles en nuestro deber, con alegría en el corazón!

Obedeciendo los planes de Dios,

contemplamos Su maravilla.

El amor a Dios nos llena de alegría,

y vivimos como personas nuevas.

Dando testimonio a través de las pruebas,

somos los buenos soldados de Cristo.

Sufriendo por ganar la verdad,

vivimos vidas con significado.

Sufrimiento y refinamiento

perfeccionan al justo.

Seguimos y testificamos a Dios,

viviendo la verdadera vida del hombre.

Practicamos las palabras de Dios;

ganamos vida, viviendo en la luz.

¡Fieles en nuestro deber, con alegría en el corazón!

Obedeciendo los planes de Dios,

contemplamos Su maravilla.

El amor a Dios nos llena de alegría,

y vivimos como personas nuevas.

Anterior: 108 Qué dicha es creer en Dios

Siguiente: 110 Camino por el buen sendero de la vida humana

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

68. Segar una cosecha al ser podado y tratado

“Si te sientes contento de ser alguien que es un hacedor de servicio en la casa de Dios, trabajando de forma diligente y concienzudamente en la oscuridad, siempre dando y nunca quitando, entonces Yo te digo que eres un santo leal, porque no buscas ninguna recompensa y estás simplemente siendo un hombre honesto” (‘Tres advertencias’ en “La Palabra manifestada en carne”).

45. Vivir ante Dios

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp