270 Un corazón fiel a Dios

¡Oh, Dios! Aunque mi vida no sea mucho para Ti,

sólo quiero dedicártela a Ti.

Aunque los hombres no merezcan amarte,

y aunque su amor y corazón no valgan nada,

puedes ver sus buenas intenciones.

Y aunque no aceptes la carne del hombre,

deseo que aceptes mi corazón.

Porque soy menos, mucho menos que polvo,

y no hay nada que pueda hacer

salvo dedicarte mi corazón fiel, oh Dios, a Ti.

¡Oh, Dios! Aunque mi vida no sea mucho para Ti,

sólo quiero dedicarte a Ti todo mi corazón.

Aunque no puedo hacer nada por Ti,

me dedicaré a Ti para complacerte fielmente.

Sé que debes mirar dentro de mi corazón.

En mi vida no te pido nada salvo mi deseo de

que aceptes que quiero amarte.

Porque soy menos, mucho menos que polvo,

y no hay nada que pueda hacer

salvo dedicarte mi corazón fiel, oh Dios, a Ti.

¡Oh, Dios! Aunque mi vida no sea mucho para Ti,

sólo quiero dedicártela a Ti.

Aunque estábamos juntos no te conocía.

Mi deuda más grande es no haberte amado nunca.

Incluso hablé mal a espaldas de Ti,

palabras, Dios querido, que no debería haber dicho.

Siento que estaré por siempre en deuda contigo.

Porque soy menos, mucho menos que polvo,

y no hay nada que pueda hacer

salvo dedicarte mi corazón fiel, oh Dios, a Ti.

Anterior: 269 La oración de Pedro durante Su crucifixión

Siguiente: 271 Me levantaré con vigor

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 10

Durante la época de la edificación de la iglesia, Dios apenas mencionó la edificación del reino. Incluso cuando sacó el tema a colación, lo...

62. Levantarse ante el fracaso

La frase común: “Todos colocan cargas sobre el caballo dispuesto” es una con la que personalmente estoy demasiado familiarizada. Mi esposo y yo éramos personas particularmente ingenuas: cuando se trataba de asuntos que involucraban nuestro propio beneficio o pérdida personal, no éramos del tipo que regatea y se queja con los demás.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp