411 Creer en Dios pero no aceptar la verdad es ser incrédulo

Algunos no se regocijan en la verdad o el juicio,

pero buscan poder, quieren poder y riqueza.

Buscan grupos con influencia y pastores de seminarios.

Aceptaron el camino verdadero, pero creen a medias.

No pueden dar su corazón y su mente,

hablan de entregarse a Dios,

con los ojos puestos en pastores y maestros.

No le prestan a Cristo una segunda mirada.

Se obsesionan con la fama, la fortuna y la gloria.

Dios dice que quienes no valoran la verdad

son incrédulos y traidores.

Esos hombres jamás recibirán la aprobación de Cristo.

No pueden creer que alguien tan pequeño

conquiste y perfeccione al hombre.

Creen que es ridículo que

los don nadie sean los elegidos de Dios,

y que si ellos fueran los objetos de la salvación de Dios,

el cielo y la tierra se darían vuelta,

y todos se reirían como locos.

Creen que si Dios perfeccionara a los don nadie,

los grandes hombres serían Dios mismo.

Su visión está teñida por no creer.

Peor aún, son absurdas bestias.

Valoran solo estatus y prestigio,

poder y grandes denominaciones,

sin considerar a los dirigidos por Cristo.

Traicionan a Cristo, la verdad y la vida.

Dios dice que quienes no valoran la verdad

son incrédulos y traidores.

Esos hombres jamás recibirán la aprobación de Cristo.

¿Ves cuánto de incrédulo hay en ti?

¿Cuánto de traición a Cristo?

Dios te exhorta a consagrarte,

pues has elegido el camino de la verdad.

Debes saber que Dios pertenece

a quienes en Él creen y adoran.

Dios no pertenece al mundo, ni a nadie,

sino a quienes se consagran a Él y son fieles.

Adaptado de ‘¿Eres un verdadero creyente en Dios?’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 410 Su fe aún es confusa

Siguiente: 412 Lo que ocurre por tomar tu fe a la ligera

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

47. ¿Pueden las personas complacientes ganar la salvación de Dios?

"Hay varios tipos diferentes de rebelión contra Dios. Un tipo de rebelión es ir contra Su voluntad o ir contra Sus palabras. Otro tipo es tener un carácter arrogante, no tener a Dios en el corazón y por eso presumir y ser hostil con Dios; esta es la rebelión de la resistencia a Dios. Hay un tipo adicional, que es la rebelión de traicionar y abandonar a Dios".

83. Victorioso a través de las tentaciones de Satanás

Pero Dios siguió teniéndome lástima, salvándome y sólo después de repetidos castigos y juicios desperté y comprendí el deseo de Dios de salvarnos, dejando de lado mi búsqueda de una reputación y estatus para comenzar a actuar un poco como un ser humano.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp