225 Deseo ofrecerle mi lealtad a Dios

1 Cuando Dios apareció en la carne para hacer Su obra, Él sufrió grandes humillaciones. Humilde y escondido, Él expresó la verdad sólo para salvar al hombre. Sin embargo, cuando yo oí la voz de Dios, no lo reconocí e hice como hacían los pastores y los ancianos, rechacé y critiqué Su obra. Dios no me castigó por mis transgresiones, sino que toleró mi desobediencia y llamó a mi puerta. Al ver la compasión que Dios tenía conmigo, sentí una vergüenza insoportable. Realmente, no me merecía recibir el amor de Dios.

2 Las palabras de Dios atraviesan mi corazón como una espada afilada. Veo que mi arrogancia me ha quitado toda la sensatez y humanidad, que uso nociones y elucubraciones para condenar la aparición y la obra de Dios, quitándoles a tantos creyentes la oportunidad de salvarse. Qué pecaminoso soy al oponerme y criticar la obra de Dios. Realmente merezco que me maldiga; no me merezco vivir ante Él. Tras recibir Su juicio he despertado y mi corazón se ha llenado de desazón. He decidido empezar de nuevo, buscar la verdad y complacer a Dios. Dios es tan amable que derrite mi duro corazón. Deseo llevar a cabo mi deber con lealtad y solo espero darle consuelo a Dios. No importa cuán grande sea la persecución y la adversidad, permaneceré fiel hasta el mismo final. Estoy decidido a dar un rotundo testimonio de Dios y a darle gloria.

Anterior: 224 Estoy decidido a complacer fielmente a Dios

Siguiente: 226 Lo que deberían buscar exactamente los que creen en Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp