131 Le doy mi amor a Dios

1 Cuando Dios apareció en la carne para hacer Su obra, Él sufrió grandes humillaciones. Humilde y escondido, Él expresó la verdad sólo para salvar al hombre. Sin embargo, cuando yo oí la voz de Dios, no lo reconocí e hice como hacían los pastores y los ancianos, rechacé y critiqué Su obra. Dios no me castigó por mis transgresiones, sino que toleró mi desobediencia y llamó a mi puerta. Al ver la compasión que Dios tenía conmigo, sentí una vergüenza insoportable. Realmente, no me merecía recibir el amor de Dios.

2 Las palabras de Dios atraviesan mi corazón como una espada afilada. Veo que mi arrogancia me ha quitado toda la sensatez y humanidad, que uso conceptos y elucubraciones para condenar la aparición y la obra de Dios, quitándoles a tantos creyentes la oportunidad de salvarse. Qué pecaminoso soy al oponerme y criticar la obra de Dios. Realmente, no me merezco el amor de Dios, no me merezco vivir ante Él. Tras recibir Su juicio he despertado y mi corazón se ha llenado de desazón. He decidido empezar de nuevo, buscar la verdad y complacer a Dios. Dios es tan amable que derrite mi duro corazón. Le doy mi amor a Dios y sólo espero poder complacer Su corazón. No importa cuán grande sea la persecución y la adversidad, permaneceré fiel hasta el mismo final. Estoy decidido a dar un rotundo testimonio de Dios y a darle gloria.

Anterior: 130 Vivo en la presencia de Dios

Siguiente: 132 Conozcamos la belleza de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro