Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

157 Siguiendo firmemente a Dios

Velocidad

157 Siguiendo firmemente a Dios

1 He creído en Dios todo este tiempo y por fin he visto la luz. He recorrido un pedregoso camino de persecución y tribulación. Huir me provoca un sufrimiento constante, sin un lugar donde asentarme. ¿Cuántas noches me he pasado orando sin poder dormir? El mundo me ha abandonado y mis seres queridos se apartan de mí. A las duras y a las maduras he llorado a mares. Sólo tengo libertad sobre el papel. ¿Y los derechos humanos? ¡Cuánto odio a Satanás y anhelo que Cristo tome el poder! La oscuridad y maldad de este mundo me impulsan a buscar más la luz de la vida. Cristo es la verdad, el camino y la vida, y lo seguiré hasta el final.

2 Dios fulminó al pastor y nosotros pasamos por grandes tribulaciones. Nos oprimen los nubarrones y se respira temor en el aire. Varias veces caí en la guarida del tigre y escapé de las fauces de la muerte. Las palabras de Dios me consolaron y fortalecieron mi corazón. Tras haber padecido mucho tormento, conozco a fondo la hermosura de Dios. Dios lo gobierna todo, pero la fe del hombre es patética. La gente obtiene mucho provecho a través del fuego de las pruebas. ¡Descubro a Satanás y odio más al gran dragón rojo! El villano y cruel gran dragón rojo ha corrompido y consumido infinidad de almas. No es fácil recibir la verdad y la vida; debo redoblar mi amor a Dios y serenarle el corazón.

3 Al recordar la obra de Dios comprendo lo preciado que es Él para mí. Mi carácter se ha transformado al aceptar el juicio de Dios. La adversidad del castigo y refinamiento trae un conocimiento más profundo de Dios. Creer en Dios Todopoderoso es verdadera gloria. Mi corazón está en paz predicando y dando testimonio de Dios. Pese a las dificultades, es un placer cumplir fielmente con mi deber. La vida es breve y amar a Dios es la máxima felicidad. ¡Mi corazón está satisfecho de poder servir a Dios! Dios Todopoderoso me ha salvado y dado verdadera vida. Mi mayor sueño se ha hecho realidad y seguiré adelante hasta mañana.

Anterior:La llamada del alma

Siguiente:Mi determinación se fortalece con la persecución