305 Nuestro amado Dios Todopoderoso

1 ¿Quién es supremo y honorable? ¿Quién desciende humildemente al lugar más bajo para salvar a la humanidad? ¿Quién habla con el hombre, hombro a hombro, y todas sus palabras son la verdad? ¡Oh, es nuestro querido Dios Todopoderoso, nuestro más Amado! Tú hablas y obras entre nosotros, llevándonos a la Era del Reino. Comes con nosotros, te quedas con nosotros y vives con nosotros; estás con nosotros noche y día. Tus palabras disipan nuestros conceptos erróneos; nuestro corazón se acerca a Ti. Tu humildad y Tu reconditez son así para ser amados, Tu carácter es hermoso y bueno. Haces que la humanidad insignificante y arrogante se sienta avergonzada, sin un lugar donde mostrar su rostro. Hay mucho que amar de Ti; nuestro corazón rebosa de amor y admiración por Ti.

2 ¿Quién le da todo Su amor a la humanidad y prueba las vicisitudes del mundo? ¿Quién trabaja duro día y noche por el bien de la humanidad y lleva a cabo Su obra contra toda adversidad, año tras año? ¡Oh, es nuestro querido Dios Todopoderoso, nuestro más Amado! Has sufrido tanta humillación, calumnia y blasfemia, tantos rumores y juicios, pero Tu deseo de expresar Tus palabras y salvar a la humanidad nunca ha cambiado. Has dado vueltas en la cama tantas noches, incapaz de dormir, preocupándote por nosotros y cuidándonos a cada momento. Al privarte del sueño y olvidarte de comer, haces un gran esfuerzo por nosotros y nunca piensas un momento en Tu propio sufrimiento. Cada paso de nuestro crecimiento se paga con la sangre de Tu corazón. Hay mucho que amar de Ti; nuestro corazón rebosa de amor y admiración por Ti.

3 ¿Quién da todo de Sí para salvar a la humanidad de los poderes oscuros? ¿Quién expresa millones de palabras para juzgar y salvar a la humanidad? ¡Oh, es nuestro querido Dios Todopoderoso, nuestro más Amado! Siempre estás ahí, preocupándote por nuestra degeneración, preocupándote por nuestra debilidad. Tu juicio, revelaciones, reprensión y disciplina son para purificarnos. Cuando sufrimos refinamiento y dolor, Tu amor está con nosotros, Tus palabras nos consuelan y nos guían. Ser juzgados, castigados, afligidos y disciplinados una y otra vez nos permite cambiar. Que hoy podamos alcanzar la purificación es únicamente por Tu amor y salvación. Hay mucho que amar de Ti; nuestro corazón rebosa de amor y admiración por Ti.

Anterior : 304 Siempre anhelo el amor de Dios

Siguiente : 306 Tú me creaste, te pertenezco

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Cuáles serán las consecuencias de confiar en el conocimiento teológico de la Biblia en la fe da cada uno?

A los que solo se preocupan por las palabras de la Biblia, que no les interesa la verdad o no buscan Mis pisadas, están contra Mí, porque me limitan de acuerdo a la Biblia y me restringen dentro de la Biblia, y por eso son blasfemos en extremo hacia Mí. ¿Cómo podrían esas personas venir delante de Mí? No prestan atención a Mis hechos o a Mi voluntad o a la verdad, sino que se obsesionan con las palabras, que los matan. ¿Cómo pueden esas personas ser compatibles conmigo?

7. El Espíritu Santo obra de una manera recta

El hombre mismo debe tener un corazón anhelante, buscador para poder trabajar con Dios de una manera positiva y activa. Sólo entonces el Espíritu Santo puede obrar en el hombre y esclarecer e iluminar el entendimiento que el hombre tiene de la voluntad de Dios, haciéndole entender la verdad en Sus palabras.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro