Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

305 Nuestro amado Dios Todopoderoso

1 ¿Quién es supremo y honorable? ¿Quién desciende humildemente al lugar más bajo para salvar a la humanidad? ¿Quién habla con el hombre, hombro a hombro, y todas sus palabras son la verdad? ¡Oh, es nuestro querido Dios Todopoderoso, nuestro más Amado! Tú hablas y obras entre nosotros, llevándonos a la Era del Reino. Comes con nosotros, te quedas con nosotros y vives con nosotros; estás con nosotros noche y día. Tus palabras disipan nuestros conceptos erróneos; nuestro corazón se acerca a Ti. Tu humildad y Tu reconditez son así para ser amados, Tu carácter es hermoso y bueno. Haces que la humanidad insignificante y arrogante se sienta avergonzada, sin un lugar donde mostrar su rostro. Hay mucho que amar de Ti; nuestro corazón rebosa de amor y admiración por Ti.

2 ¿Quién le da todo Su amor a la humanidad y prueba las vicisitudes del mundo? ¿Quién trabaja duro día y noche por el bien de la humanidad y lleva a cabo Su obra contra toda adversidad, año tras año? ¡Oh, es nuestro querido Dios Todopoderoso, nuestro más Amado! Has sufrido tanta humillación, calumnia y blasfemia, tantos rumores y juicios, pero Tu deseo de expresar Tus palabras y salvar a la humanidad nunca ha cambiado. Has dado vueltas en la cama tantas noches, incapaz de dormir, preocupándote por nosotros y cuidándonos a cada momento. Al privarte del sueño y olvidarte de comer, haces un gran esfuerzo por nosotros y nunca piensas un momento en Tu propio sufrimiento. Cada paso de nuestro crecimiento se paga con la sangre de Tu corazón. Hay mucho que amar de Ti; nuestro corazón rebosa de amor y admiración por Ti.

3 ¿Quién da todo de Sí para salvar a la humanidad de los poderes oscuros? ¿Quién expresa millones de palabras para juzgar y salvar a la humanidad? ¡Oh, es nuestro querido Dios Todopoderoso, nuestro más Amado! Siempre estás ahí, preocupándote por nuestra degeneración, preocupándote por nuestra debilidad. Tu juicio, revelaciones, reprensión y disciplina son para purificarnos. Cuando sufrimos refinamiento y dolor, Tu amor está con nosotros, Tus palabras nos consuelan y nos guían. Ser juzgados, castigados, afligidos y disciplinados una y otra vez nos permite cambiar. Que hoy podamos alcanzar la purificación es únicamente por Tu amor y salvación. Hay mucho que amar de Ti; nuestro corazón rebosa de amor y admiración por Ti.

Anterior:Siempre anhelo el amor de Dios

Siguiente:Tú me creaste, te pertenezco