264 ¿Por qué es tan difícil encontrar el amor verdadero en la tierra?

I

Deseaba tanto verte, Dios.

No quiero estar más tiempo lejos de Ti.

Eres mi Creador soberano,

pero ahora no podemos estar siempre juntos.

Padeces gran vergüenza para salvar al hombre corrupto.

¿Quién podría entenderlo?

Has recorrido un camino de sangre y lágrimas,

padeciendo y sufriendo por meses y años.

Regaste el mundo con Tu amor.

Compartes las desgracias de la gente,

pero soportas la soledad y el abandono.

¿Quién podría cuidar Tu corazón?

Cada llamada y cada día de expectación.

Tú has dado todo para ganarte el amor del hombre,

pero nadie puede darte gran consuelo.

¿Por qué es tan difícil encontrar

el amor verdadero en la tierra?

II

Postrada ante Ti, estoy apenada,

aferrada al remordimiento y las disculpas.

Qué apenada me siento por lo que he hecho.

Odio que no pude cuidar de Tu corazón.

Todas mis corrupciones te decepcionan.

¿Cómo podría compensarte por mis errores?

Cada llamada y cada día de expectación.

Tú has dado todo para ganarte el amor del hombre,

pero nadie puede darte gran consuelo.

¿Por qué es tan difícil encontrar

el amor verdadero en la tierra?

Cada llamada y cada día de expectación.

Tú has dado todo para ganarte el amor del hombre,

pero nadie puede darte gran consuelo.

¿Por qué es tan difícil encontrar

el amor verdadero en la tierra?

III

La verdad que expresas salva al hombre,

dejando amor en el mundo.

Lo que me confiaste está grabado

en lo profundo de mi corazón.

No tengo otro deseo que serte fiel para siempre.

Anterior: 263 Todo el camino en Tu compañía

Siguiente: 266 Oh, Dios, mi corazón ya te pertenece

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro