7 Dios Todopoderoso reina como Rey

I

¡Qué hermoso! Sus pies sobre el Monte de los Olivos.

Oíd, cantamos juntos como vigilantes,

Dios ha regresado a Sion.

Vimos desolación en Jerusalén.

Cantamos porque Dios nos dio consuelo y salvó a Jerusalén.

Ante las naciones, Dios muestra Su brazo santo,

¡Su persona real apareció!

La gente de la tierra ve Tu salvación.

Tu amor nos ha sostenido.

Tu palabra sagrada nos atraviesa de un lado a otro.

Gracias Dios Todopoderoso, ¡alabado seas!

¡Padre eterno, Príncipe de Paz,

nuestro Dios reina sobre todo!

II

Desde Tu trono, Dios Todopoderoso,

los siete Espíritus se envían a todas las iglesias,

para revelar Tus misterios.

Gobiernas en Tu trono de gloria.

Con justicia y equidad, fortaleces Tu reino.

Todas las naciones se inclinan ante Ti.

Dios Todopoderoso, ¡Su persona real apareció!

La gente de la tierra ve Tu salvación.

Tu amor nos ha sostenido.

Tu palabra sagrada nos atraviesa de un lado a otro.

Gracias Dios Todopoderoso, ¡alabado seas!

¡Padre eterno, Príncipe de Paz,

nuestro Dios reina sobre todo!

III

La oscuridad envuelve a la tierra.

Pero Dios, apareces y brillas sobre nosotros,

Tu gloria se manifiesta.

Reyes y naciones vienen a Tu luz.

Con Tus ojos miras alrededor.

Tus hijos te rodean, vienen desde lejos.

Llevas a Tus hijas en Tus brazos.

Nos guías en el camino hacia Tu reino.

La gente de la tierra ve Tu salvación.

Tu amor nos ha sostenido.

Tu palabra sagrada nos atraviesa de un lado a otro.

Gracias Dios Todopoderoso, ¡alabado seas!

¡Padre eterno, Príncipe de Paz,

nuestro Dios reina sobre todo!

IV

Con un corazón sincero, sereno y fiel,

miramos hacia Ti, testificamos,

te exaltamos, te alabamos.

Nos construimos en armonía.

Que nos hagas agradables a Ti, aptos para servirte.

Hágase Tu voluntad en la tierra,

y que ninguna fuerza la detenga.

Has soltado la faja de los reyes,

para que nunca más las ciudades cierren sus puertas hacia Ti.

Porque Tu luz de gloria ha venido a brillar.

Gracias Dios Todopoderoso, ¡alabado seas!

¡Padre eterno, Príncipe de Paz, nuestro Dios reina!

Gracias Dios Todopoderoso, ¡alabado seas!

¡Padre eterno, Príncipe de Paz,

nuestro Dios reina sobre todo!


Adaptado de ‘Capítulo 25’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 6 Dios Todopoderoso aparece como el Sol de la justicia

Siguiente : 8 Dios Todopoderoso se ha sentado en el glorioso trono

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

25. Viendo claramente mi verdadera cara

Debido a las necesidades de la obra de la iglesia, fui reubicado a otro lugar para cumplir mi deber. En el momento, la obra del evangelio en ese lugar estaba en su punto más bajo y en general la condición de los hermanos y hermanas no era buena.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro