8 Dios Todopoderoso se ha sentado en el glorioso trono

I

El Rey obtuvo la victoria,

se sentó en el glorioso trono,

redimió a Su pueblo y lo lidera

para que aparezca en Su gloria.

Todo está firmemente en Sus manos;

con Su sabiduría sagrada y poder

construyó y fortificó, construyó y fortificó Sion.

Con Su majestuosidad,

Él juzgó a este malvado mundo,

juzgó a todas las naciones,

la tierra, el mar y todo lo vivo,

y también a los embriagados de vino del libertinaje.

Dios seguro que los juzgará,

seguro que los juzgará.

Dios les mostrará Su furia,

revelará Su majestad,

juzgará en un instante,

Él juzgará en un instante.

El fuego implacable de Su ira

consumirá todos sus pecados mortales,

consumirá todos sus pecados mortales.

La catástrofe llegará en cualquier momento.

II

El Rey obtuvo la victoria,

se sentó en el glorioso trono,

redimió a Su pueblo y lo lidera

para que aparezca en Su gloria.

Todo está firmemente en Sus manos;

con Su sabiduría sagrada y poder

construyó y fortificó, construyó y fortificó Sion.

Les es difícil escapar, no encontrarán refugio.

Llorarán y crujirán sus dientes,

sus propios pecados los destruirán.

Los amados hijos de Dios,

victoriosos, permanecerán en Sion.

Se quedarán allí por siempre,

se quedarán allí por siempre.

Todo el pueblo escucha la voz de Dios,

presta atención a Sus actos.

Las voces que lo alaban nunca cesarán,

nunca jamás cesarán.

III

¡El verdadero y único Dios ha aparecido!

Confiaremos en Él con el espíritu

y lo seguiremos de cerca,

y haremos todo lo que podamos

para avanzar con prisa y ninguna duda.

El fin del mundo se nos ha revelado.

¡Renuncia a tu afición a las riquezas del mundo secular!

¡Libérate de las ataduras a tu marido y a tus hijas e hijos!

¡Renuncia a tus opiniones y prejuicios!

¡Despierta, no queda tiempo!

El Rey obtuvo la victoria,

se sentó en el glorioso trono,

redimió a Su pueblo y lo lidera

para que aparezca en Su gloria.

Deja que tu espíritu mire hacia arriba,

deja que mire hacia arriba y que Dios tome el control.

No hagas lo que hizo la esposa de Lot.

¡Es lamentable que te abandonen!

¡Qué lamentable es! ¡Despierta!


Adaptado de ‘Capítulo 3’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 7 Dios Todopoderoso reina como Rey

Siguiente: 9 Venid a Sion en alabanza

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro