Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

175 Tengo un dolor en lo profundo de mi corazón

1 Tengo un dolor en lo profundo de mi corazón. Cada vez que pienso en el pasado siento como si un cuchillo se clavara en mi corazón. Antes me resistía y blasfemaba contra Cristo. Creía en Dios pero no lo conocía y me le resistía. Atestigüé a Cristo expresar la verdad pero aún así lo rechacé. Soy igual a los fariseos. Nunca olvidaré esta lección escrita con sangre. Estoy lleno de eterno remordimiento y arrepentimiento.

2 Creí en el Señor durante años pero no buscaba la verdad. Me llené de conocimientos bíblicos sólo para presumir. Hablaba de teorías teológicas para hacer que otros me alabasen y admirasen. Trabajaba duro para recibir bendiciones y recompensas. Era egoísta y vulgar, nunca me importaba la voluntad de Dios. Daba a entender que complacía a Dios pero no practicaba la verdad. Juré mi lealtad a Dios con palabras pero no cumplía con mi deber. Era pío en apariencia pero no obedecía a Dios.

3 El juicio y el castigo de Dios me hacen postrarme en el suelo. Tiemblo de miedo cuando veo el carácter justo de Dios. Odio mi profunda corrupción e inhumanidad. He cometido demasiadas trasgresiones y le he roto el corazón a Dios. Dios me debería haber destruido hace tiempo por todo lo que he hecho. Sin embargo, Dios es paciente y tolerante conmigo, y me da una oportunidad de arrepentirme. Ver la salvación de Dios me llena el corazón de remordimiento. Estoy decidido a practicar la verdad y a vivir a semblanza de una vida humana. Estoy dispuesto a dedicar mi vida a Dios y a devolverle Su amor. Obedeceré a Dios y lo alabaré por siempre.

Anterior:Reconoce que Cristo es la verdad por siempre

Siguiente:El amor sincero de Dios