211 Tengo un dolor en lo profundo de mi corazón

Tengo un dolor en lo profundo de mi corazón. Cada vez que pienso en el pasado siento como si un cuchillo se clavara en mi corazón.

Antes me resistía y condenaba contra Cristo. Creía en Dios, pero no lo conocía y me le resistía.

Atestigüé a Cristo expresar la verdad, pero aún así lo rechacé; era igual a los fariseos.

Nunca olvidaré esta lección escrita con sangre y estoy lleno de eterno remordimiento y arrepentimiento.


Creí en el Señor durante años pero no buscaba la verdad. Me llené de conocimientos bíblicos sólo para presumir.

Hablaba de teorías teológicas para hacer que otros me alabasen y admirasen. Trabajaba duro para recibir bendiciones y recompensas.

Era egoísta y vulgar, nunca me importaba la voluntad de Dios. Daba a entender que complacía a Dios pero no practicaba la verdad.

Expresé mi lealtad a Dios, pero fui descuidado con Él. Era pío en apariencia pero no me sometía.


El juicio y el castigo de Dios me hacen postrarme en el suelo; tiemblo de miedo ante Su carácter justo.

Odio mi profunda corrupción e inhumanidad. He cometido demasiadas trasgresiones y le he roto el corazón a Dios.

Dios me debería haber destruido hace tiempo por todo lo que he hecho. Sin embargo, Dios es paciente y tolerante conmigo, y me da una oportunidad de arrepentirme.

Ver la salvación de Dios me llena el corazón de remordimiento. Estoy decidido a practicar la verdad y a vivir a semblanza de una vida humana.

Estoy dispuesto a dedicar mi vida a Dios y a devolverle Su amor. Obedeceré a Dios y lo alabaré por siempre.

Anterior: 210 El deseo sincero de arrepentirse

Siguiente: 212 Un arrepentimiento sincero

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro