258 El camino necesario para temer a Dios y evitar el mal

Temer a Dios no significa

un gran terror, ni evadirse, idolatría o superstición.

En su lugar, temer a Dios es

admirar, confiar, apreciar, entender, cuidar y obedecer.

Es consagrarse, amar, adorar absolutamente,

compensar, entregarse sin quejarse.

I

Sin conocer genuinamente a Dios,

el hombre no puede admirar ni confiar ni entender,

ni puede realmente preocuparse ni obedecer,

sino que se llenaría de terror e inquietud,

de duda y malentendidos,

propenso a evadirse y queriendo evitar.

Sin conocer genuinamente a Dios,

no puede haber consagración y compensación,

y la humanidad no tendría adoración, ni entrega verdadera,

sólo idolatría ciega, nada más que superstición muerta.

II

Sin conocer genuinamente a Dios,

el hombre no puede obedecer, temer a Dios, evitar el mal.

Al contrario, todo lo que hacen estará lleno de rebelión y desafío,

lleno de acusaciones difamatorias,

juicios erróneos sobre Él

y con conductas malvadas opuestas a la verdad

y a lo que dicen las palabras de Dios.

Pero con confianza real en Dios,

sabrían cómo seguir y depender de Él.

Sólo así el hombre comprendería a Dios,

se preocuparía por Él.

III

Sólo con preocupación real por Dios

puede el hombre genuinamente obedecer.

Y de la obediencia fluirá la consagración genuina a Dios,

y de tal consagración real, la compensación incondicional.

Sólo así puede el hombre conocer la esencia de Dios,

Su carácter y quién es.

Cuando conoce al Creador,

puede despertar la verdadera adoración y entrega.

Sólo con estas puede el hombre abandonar el mal camino.

IV

Todas estas cosas constituyen todo el proceso

de “temer a Dios y evitar el mal”

y son también el contenido total de

“temer a Dios y evitar el mal”.

También es el camino que debe ser recorrido

para convertirse en alguien que teme a Dios y evita el mal.


Adaptado de ‘Conocer a Dios es el camino hacia el temer a Dios y apartarse del mal’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 257 Cómo deberías tratar tus propias palabras y acciones

Siguiente : 259 Cómo ser perfeccionado

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¡Pueblos todos! ¡Alegraos!

En Mi luz, la gente ve la luz de nuevo. En Mi palabra, la gente encuentra las cosas que disfruta. He venido de oriente, de oriente...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro