736 Sólo temiendo a Dios puede el mal apartarse

Majestad e ira son aquello propio al carácter del Dios, Creador.

No es Él una oveja o una marioneta

que alguien puede controlar a su antojo.

Y no es aire o vacío o una cosa

que se pueda controlar a voluntad.

Creer en Dios de verdad es tener

un manso corazón que le tema con amor.

Pues Su esencia que es siempre divina,

no se debe, no se puede enojar,

ni con tus palabras, tus acciones

o tu forma de pensar, de pensar.

Si no entiendes que no se puede ofender a Dios,

tal vez no le temes y lo ofendes

todo el tiempo, así constantemente.

Si no sabes la manera de hacerlo, la manera de temer a Dios,

desconoces Su camino que es temerle

y del mal apartarte para siempre, apartarte para siempre.

Enojar a Dios es consecuencia de una palabra o una acción vil

aunque ligera ante los ojos y la ética del hombre;

o una doctrina humana, una teoría, una razón.

Enojar a Dios es consecuencia de una palabra o una acción vil

aunque ligera ante los ojos y la ética del hombre;

o una doctrina humana, una teoría, una razón.

Si no entiendes que no se puede ofender a Dios,

tal vez no le temes y lo ofendes

todo el tiempo, así constantemente.

El día que comprendas aquello,

sabrás que a Dios no puedes ofender,

y así sabrás lo que es temerle

y del mal apartarte para siempre, para siempre.

Una vez que a Dios has enojado,

tu oportunidad se ha ido para siempre.

Los días de tu vida están contados, tu final es inminente.

Una vez que a Dios has enojado,

tu oportunidad se ha ido para siempre.

Los días de tu vida están contados, tu final es inminente.

Si no entiendes que no se puede ofender a Dios,

tal vez no le temes y lo ofendes

todo el tiempo, así constantemente.

Si no sabes la manera de hacerlo, la manera de temer a Dios,

desconoces Su camino que es temerle

y del mal apartarte para siempre.

El día que comprendas aquello,

sabrás que a Dios no puedes ofender,

y así sabrás lo que es temerle

y del mal apartarte para siempre, para siempre,

apartarte para siempre.

Adaptado de ‘Cómo conocer el carácter de Dios y los resultados que logrará Su obra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 735 El camino necesario para temer a Dios y evitar el mal

Siguiente: 737 El hombre debe tener un corazón temeroso de Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

¡Ay de Quienes Crucifiquen a Dios Otra Vez!

Durante los últimos días Dios se ha encarnado en China para obrar y ha expresado millones de palabras, y ha conquistado y salvado a un grupo de personas con Su palabra y ha iniciado la nueva era del juicio, comenzando con la casa de Dios. Hoy, la difusión de la obra de Dios durante los últimos días ha alcanzado su clímax en China continental. La mayoría de las personas de la Iglesia Católica y de todas las denominaciones y sectas cristianas que buscan la verdad regresaron ante el trono de Dios. El Dios encarnado ha realizado la obra de “la venida secreta del Hijo del Hombre” profetizada en la Biblia y pronto aparecerá públicamente ante todas las naciones y lugares del mundo. Todas las personas en cada nación y lugar que estén sedientas de la aparición de Dios verán la aparición pública de Dios. Ninguna fuerza puede obstaculizar o destruir el reino de Dios y cualquiera que se resista a Dios será castigado por Su ira, tal y como lo dicen las palabras de Dios: “Mi reino se está formando sobre todo el universo y Mi trono se está apoderando de los corazones de trillones de personas. Con la ayuda de los ángeles, Mi gran logro pronto se llevará a un término exitoso. Todas las multitudes de Mis hijos y Mi pueblo esperan ansiosamente Mi regreso, anticipando Mi reunión con ellos, para nunca más volver a separarnos. ¿Cómo podría todo el pueblo de Mi reino no correr de un lado a otro celebrando los unos con los otros que esté junto a ellos? ¿A quién se le ocurriría ahorrar costos en esta reunión? Soy honorable a los ojos de todos; soy proclamado en las bocas de todos. Cuando regrese, voy a conquistar a todas las fuerzas enemigas aún más. ¡El momento ha llegado! ¡Quiero poner Mi obra en marcha; quiero reinar supremo entre los hombres! ¡Estoy regresando! ¡Me estoy yendo! Esto es lo que todos están anticipando, lo que están esperando. ¡Quiero dejar que todos vean la llegada de Mi día y que gozosamente le den la bienvenida al arribo de Mi día!”

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp