736 Sólo temiendo a Dios puede el mal apartarse

Majestad e ira son aquello propio al carácter del Dios, Creador.

No es Él una oveja o una marioneta

que alguien puede controlar a su antojo.

Y no es aire o vacío o una cosa

que se pueda controlar a voluntad.

Creer en Dios de verdad es tener

un manso corazón que le tema con amor.

Pues Su esencia que es siempre divina,

no se debe, no se puede enojar,

ni con tus palabras, tus acciones

o tu forma de pensar, de pensar.

Si no entiendes que no se puede ofender a Dios,

tal vez no le temes y lo ofendes

todo el tiempo, así constantemente.

Si no sabes la manera de hacerlo, la manera de temer a Dios,

desconoces Su camino que es temerle

y del mal apartarte para siempre, apartarte para siempre.

Enojar a Dios es consecuencia de una palabra o una acción vil

aunque ligera ante los ojos y la ética del hombre;

o una doctrina humana, una teoría, una razón.

Enojar a Dios es consecuencia de una palabra o una acción vil

aunque ligera ante los ojos y la ética del hombre;

o una doctrina humana, una teoría, una razón.

Si no entiendes que no se puede ofender a Dios,

tal vez no le temes y lo ofendes

todo el tiempo, así constantemente.

El día que comprendas aquello,

sabrás que a Dios no puedes ofender,

y así sabrás lo que es temerle

y del mal apartarte para siempre, para siempre.

Una vez que a Dios has enojado,

tu oportunidad se ha ido para siempre.

Los días de tu vida están contados, tu final es inminente.

Una vez que a Dios has enojado,

tu oportunidad se ha ido para siempre.

Los días de tu vida están contados, tu final es inminente.

Si no entiendes que no se puede ofender a Dios,

tal vez no le temes y lo ofendes

todo el tiempo, así constantemente.

Si no sabes la manera de hacerlo, la manera de temer a Dios,

desconoces Su camino que es temerle

y del mal apartarte para siempre.

El día que comprendas aquello,

sabrás que a Dios no puedes ofender,

y así sabrás lo que es temerle

y del mal apartarte para siempre, para siempre,

apartarte para siempre.

Adaptado de ‘Cómo conocer el carácter de Dios y los resultados que logrará Su obra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 735 El camino necesario para temer a Dios y evitar el mal

Siguiente: 737 El hombre debe tener un corazón temeroso de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro