141 Añorando a Dios Todopoderoso

1 ¡Oh Dios, oh Dios! Te añoramos. Te haces carne, el Hijo del hombre, y caminas entre las iglesias. Tus palabras nos riegan y nos sostienen; nos guías y nos apoyas en el momento justo. Saboreamos Tus palabras todos los días, viviendo delante de Ti, y nuestro corazón están tranquilos y en paz. ¡Oh Dios, oh Dios! Nuestro amado Dios Todopoderoso. El juicio y las revelaciones de Tus palabras nos permiten conocernos a nosotros mismos, escapar del mal de Satanás, y andar por la senda correcta en la vida. La gracia de Tu salvación no se puede olvidar, está grabada en nuestros corazones. ¡Te añoramos!

¡Oh Dios, oh Dios! Te añoramos. Tus declaraciones, palabras y obra están entre nosotros todos los días. Tus palabras nos recuerdan y exhortan, y nos juzgan y revelan con dureza. Hemos visto que nuestra corrupción es demasiado profunda. Estamos tan arrepentidos y no tenemos dónde escondernos, nuestra reverencia por Ti crece. ¡Oh Dios, oh Dios! Nuestro amado Dios Todopoderoso.  Tú has hablado todas las palabras posibles y has dedicado por completo Tu corazón para que podamos crecer en nuestras vidas. Tú nos juzgas y nos purificas para que podamos ser salvos y obtener todo Tu amor. Esta es nuestra bendición, y nuestro corazón se apega más a Ti.

3 ¡Oh Dios, oh Dios! Te añoramos.  Siempre has estado con nosotros durante la persecución del PCCh, Tus palabras nos guían en el momento justo. Ya no somos tímidos ni tenemos miedo. Con Tus palabras para guiarnos y apoyarnos, nos mantenemos firmes y fuertes en medio de nuestro sufrimiento. Damos testimonio de Ti y te glorificamos. ¡Oh Dios, oh Dios! Nuestro amado Dios Todopoderoso.  Tus palabras nos guían para derrotar a Satanás el enemigo. En las tribulaciones y las pruebas, sentimos Tu amor, y nuestro corazón se acerca más a Ti. Vemos Tu santidad y justicia, Tu omnipotencia y sabiduría. Te alabaremos por siempre.

4 ¡Oh Dios, oh Dios! Te añoramos. Has obrado durante muchos años, viviendo junto a nosotros y con nosotros. Estaba lleno de risas y alegría, dejando recuerdos tan hermosos. No podemos olvidar Tu amor genuino, nuestros corazones se llenaron de amor por Ti hace mucho tiempo. Hemos resuelto ser fieles a Ti para siempre. ¡Oh Dios, oh Dios! Nuestro amado Dios Todopoderoso. Tenemos en cuenta Tus exhortaciones, practicamos Tus palabras y cumplimos con devoción nuestros deberes para dar testimonio de Ti y glorificarte. En la tierra te obedeceremos y adoraremos para siempre. Siempre estaremos estrechamente entrelazados contigo, y nunca podremos dejarte.

Anterior: 140 Oh, Dios, te echo de menos

Siguiente: 142 Siempre tendré presente el amor de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro