261 Siempre tendré presente el amor de Dios

I

Obrando en la carne, has sufrido penas y vergüenzas.

La gente mundana te calumnia y se burla de Ti.

Los círculos religiosos te condenan y encasillan.

Te persigue el dragón rojo, te desdeña esta era.

Soportas en silencio al expresar verdades,

lo haces todo por salvar al hombre.

Siendo inocente, cargas con culpas.

Santo entre pecadores para salvar al hombre.

Das sin reparos verdad y vida a la humanidad.

Oh Dios, eres tan precioso.

Tus palabras de vida, para siempre en nuestro corazón.

Recordando lo que nos pides,

damos testimonio del evangelio de Tu reino.

Cumpliremos nuestro deber,

daremos un hermoso testimonio de Ti.

Te amo en mi corazón, Dios,

y siempre tendré presente Tu amor.

II

Al comer, beber Tus palabras, aprendemos verdades,

vemos la raíz del mal y del vicio en el mundo,

que la verdad es valiosa y sufrimos por alcanzarla,

y que la salvación de los últimos días proviene de Tu gracia.

Das sin reparos verdad y vida a la humanidad.

Oh Dios, eres tan precioso.

Tus palabras de vida, para siempre en nuestro corazón.

Recordando lo que nos pides,

damos testimonio del evangelio de Tu reino.

Cumpliremos nuestro deber,

daremos un hermoso testimonio de Ti.

Te amo en mi corazón, Dios,

y siempre tendré presente Tu amor.

III

Caminas entre las iglesias y vives con el hombre.

Ver nuestra rebelión te hiere y te entristece también.

Nuestro comportamiento infantil te quita el sueño.

Lo has dicho todo y trabajado duro

para salvar pronto al hombre.

Las palabras que dices nos podrán sonar duras,

pero nos ayudan a conocer en qué nos hemos convertido.

Tu juicio y pruebas, limpian la corrupción del hombre.

Tu juicio es una bendición y es amor.

Al someternos al juicio de Tus palabras

y someternos al castigo de Tus palabras,

conocemos la verdad, Tu justicia y santidad.

Ha cambiado el viejo carácter y sentimos Tu amor.

Oh Dios, eres tan precioso.

Tus palabras de vida, para siempre en nuestro corazón.

Recordando lo que nos pides,

damos testimonio del evangelio de Tu reino.

Cumpliremos nuestro deber,

daremos un hermoso testimonio de Ti.

Te amo en mi corazón, Dios,

y siempre tendré presente Tu amor.

Anterior: 260 Añorando a Dios Todopoderoso

Siguiente: 262 Oh Dios, mi corazón siempre estará unido a Ti

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro