143 Oh Dios, mi corazón siempre estará unido a Ti

1 Tú has expresado verdades para salvar a la humanidad; este es Tu gran amor. Tus palabras son toda la verdad y han conquistado mi corazón. Estoy terriblemente corrompido por Satanás, sin embargo, sigues haciendo todo lo posible para traerme la salvación, nunca me abandonas. Aunque hay veces que fallo y caigo, y aunque a veces soy débil, siempre me riegas y provees para mí, dándome la fuerza para mantenerme firme. Tus palabras me guían a la senda de luz de la vida. Al seguirte, mi corazón está lleno de paz y alegría. ¡Dios Todopoderoso! ¡Mi corazón siempre estará unido a Ti!

2 Me sacaste del polvo, elevándome para cumplir con mi deber. Sin embargo, no valoré esta oportunidad; lo hice sin estar convencido y Te engañé demasiado. Tú usaste Tus palabras para juzgarme y exponerme, haciéndome reflexionar y conocerme. Aunque Tus palabras perforaron mi corazón, las acepté por completo. Entendí Tus buenas intenciones y estoy lleno de remordimiento. Me inclino ante Ti y estoy dispuesto a aceptar Tu juicio y limpieza. He experimentado Tu juicio y probado Tu amor. ¡Dios Todopoderoso! ¡Mi corazón siempre estará unido a Ti!

3 Tú has sufrido todas las dificultades para salvar a la humanidad; Tú has capoteado la tormenta con nosotros. Cuando me arrestaron y me persiguieron, Tus palabras me guiaron. Me has acompañado a través de las dificultades, Tus palabras consolando mi corazón. Veo la autoridad y el poder en Tus palabras y Te alabo. ¡Sufres junto con nosotros, que es Tu amor, mucho más aún! A través de la adversidad y la persecución, mi amor por Ti se fortalece. Juro dar testimonio de Ti y avergonzar a Satanás. ¡Dios Todopoderoso! ¡Mi corazón siempre estará unido a Ti!

4 Son Tus palabras las que me han dado nueva vida, permitiéndome vivir de nuevo. Tu juicio me limpia, cambiando mi carácter corrupto. Tu amor y Tus palabras están profundamente arraigados en mi corazón. No importa cuán escabroso sea el camino por delante, sé que Tú eres la verdad y la vida y decido seguirte hasta el final. Daré testimonio de Tus obras, no importa cuándo o dónde. Poder amarte y dar testimonio de Ti es mi mayor honor. ¡Dios Todopoderoso! ¡Mi corazón siempre estará unido a Ti!

Anterior: 142 Siempre tendré presente el amor de Dios

Siguiente: 144 Deseo de todo corazón amar a Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp