28 Nos reunimos con alegría para alabar a Dios

¡Abálalo y alégrate! ¡Dios ha regresado victorioso!

Es nuestro deber dar testimonio y alabar a Dios.

Nos reunimos con alegría para alabar a Dios y somos tan felices.

Seguimos los pasos de Dios y asistimos al banquete.

Alabamos a Dios encarnado mientras Él da inicio a una nueva era.

Dios mismo obra y habla entre nosotros,

Él juzga toda la injusticia del hombre y revela su corrupción.

Cara a cara con Dios, somos testigos de Su aparición.

Su carácter es misericordioso, majestuoso y justo.

¡Abálalo y alégrate! ¡Dios ha regresado victorioso!

Comemos y bebemos las palabras de Dios, oramos a Dios

y nuestros corazones son fuertes.

Al entender la verdad,

tenemos un camino a seguir y nuestros corazones se iluminan.

Vivimos la verdad para complacer a Dios

y nuestros corazones están en paz.

Pasamos por el juicio de Dios y Él purifica nuestra corrupción.

Su carácter justo es tan hermoso.

Hemos probado el verdadero amor de Dios

y hemos obtenido Su gran salvación.

Somos bendecidos cuando lo alabamos y damos testimonio de Él.

¡Abálalo y alégrate! ¡Dios ha regresado victorioso!

Dios ha derrotado a Satanás y ha creado un grupo de vencedores.

El gran dragón rojo ha sido completamente humillado y derrotado.

Los actos de Dios han sido completamente revelados a la humanidad.

Vemos que Dios es tan sabio y omnipotente.

La salvación de Dios ciertamente le muestra

a la humanidad una gracia tan grande.

Nos arrodillamos, totalmente convencidos,

para adorarlo con todo el corazón.

Gracias al juicio de Dios, purificación para nuestra salvación.

¡Abálalo y alégrate! ¡Dios ha regresado victorioso!

¡Abálalo y alégrate! ¡Dios ha regresado victorioso!

Anterior: 27 Dios Todopoderoso es quien nos salva

Siguiente: 29 El reino de Cristo se ha hecho realidad

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

58. Desenmascarar a una falsa líder: un dilema personal

Una vez que hube entendido los principios asociados con ser una persona honesta, comencé a tratar de poner esos principios en práctica. En mis tratos con los demás, conscientemente traté de no ser astuto ni adivinar ni ponerme en guardia. Cuando tuve éxito, me sentí particularmente libre y liberado.

Dios mismo, el único II

El carácter justo de DiosAhora que habéis oído la enseñanza anterior sobre la autoridad de Dios, confío en que estéis equipados con una...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp