51 El reino celestial se ha hecho realidad en la Tierra

I

Existe un lugar de belleza,

un hogar celestial que buscamos.

Sin oscuridad ni injusticia,

sólo lleno de luz y paz.

Todos adoran a Dios allí.

No hay lágrimas ni dolor.

Oh, el reino celestial,

un lugar que la gente anhela alcanzar.

Muchos lo entretejen en sus sueños,

muchos lo ansían día y noche.

Generaciones pasan arrepentidas,

con ilusiones de renacer se reavivan.

Oh, el reino celestial,

un gran lugar que a todos nos encanta.

Oh, el reino celestial,

un anhelo en todos los corazones.

Oh, el reino celestial,

un gran lugar que a todos nos encanta.

Oh, el reino celestial,

un anhelo en todos los corazones.

II

Cristo de los últimos días declara palabras,

se revelan los secretos del reino.

Todos escuchamos la voz de Dios

y somos alzados ante Su trono.

Disfrutamos de ser regados.

Asistimos al banquete de bodas de Cristo,

disfrutamos del sustento de las palabras de Dios.

El pueblo de Dios irradia gozo.

Aquí hay agua viva, rico maná.

Saboreamos las palabras de vida de Dios.

Dios Todopoderoso apareció para obrar,

el largo sueño del hombre se ha cumplido.

Oh, el reino celestial,

la tierra de leche y miel.

Oh, el reino celestial,

la tierra donde sólo hay alegría y dicha.

Oh, el reino celestial,

la tierra de leche y miel.

Oh, el reino celestial,

la tierra donde sólo hay alegría y dicha.

III

Dios Todopoderoso declara la verdad,

al reino de Dios somos guiados.

Su iglesia es el reino de Cristo,

Dios tiene el poder en la tierra.

Los que aman la verdad oyen la voz de Dios,

ven Su rostro, se vuelven hacia Él.

Y todos y cada uno

en el pueblo de Dios son felices.

Los santos del pasado renacen en los últimos días.

Es una bendición que conozcan a Dios.

Disfrutando de la vida del reino,

el pueblo de Dios canta con fervor.

Oh, el reino celestial,

el tabernáculo de Dios está aquí.

Oh, el reino celestial,

Sus promesas se hacen realidad.

Oh, el reino celestial,

el tabernáculo de Dios está aquí.

Oh, el reino celestial,

Sus promesas se hacen realidad.

IV

Las fuerzas de la oscuridad se disipan,

pues las palabras de Dios son la luz verdadera.

Dios juzga al hombre con Sus palabras,

a naciones y pueblos somete.

Todo el pueblo de Dios es purificado.

Exaltamos el santo nombre de Dios.

Nos reunimos con alegría,

el universo celebra.

El pueblo de Dios desterró a Satanás.

Obtenemos la verdad y somos liberados.

Estar junto a Dios

nos pone felices y contentos.

Los grandes desastres destruyen

el reino de Satanás,

y ha aparecido en la tierra

el reino recto y justo.

Oh, alabado sea Dios Todopoderoso,

Él ha obtenido Su reino, Él ha venido.

Oh, alabado sea Dios Todopoderoso,

la voluntad de Dios se ha cumplido.

Oh, alabado sea Dios Todopoderoso,

Él ha obtenido Su reino, Él ha venido.

Oh, alabado sea Dios Todopoderoso,

la voluntad de Dios se ha cumplido.

El reino celestial, el reino de Dios,

está ahora aquí en la tierra;

alabado sea Dios Todopoderoso.

Anterior: 50 El Reino Milenario está cerca

Siguiente: 52 Bailamos alrededor del trono

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro