218 Un cántico del regreso del hijo pródigo

1 ¿Por qué sigues así tras haber creído en Dios tantos años? Huyes del juicio y castigo como si ni siquiera te importara. Tu rostro decadente muestra tu actitud despreocupada, como si hubieras sufrido una gran injusticia y ya no tuvieras el valor de seguir a Dios. Tú, el hijo pródigo caído, ¿adónde vas con tal obstinación? Parece que te sometes a las orquestaciones de Dios y no eliges por ti mismo. Te quedas en la encrucijada y has perdido la “fe” que tenías al principio. Miras deliberadamente a la muerte a la cara y avanzas hacia un futuro incierto.

2 En una bruma pareces poseer una “gran fe”, puesto que Dios no te abandonará, sigues adelante como te da la gana. Los deseos extravagantes sustituyen a tus esfuerzos subjetivos. Te agobia la negatividad y aún no te has librado de ella. ¿Dónde han ido a parar tu conciencia y razón? Ni siquiera ahora has despertado. ¡Qué inútil e inepto eres! Piensas que tu nobleza es sagrada e inviolable. Hasta Dios encarnado es humilde; ¿cómo podría un ser humano corrupto tan noble?

3 La tragedia es que no me conozco en absoluto. Tras mi imponente aspecto se esconde una persona vil. Arrogante y engreído, desprovisto de la verdad, me avergüenzo de mí mismo. ¿Cómo puedo hablar de cumplir con mi deber cuando mi carácter corrupto no se ha transformado lo más mínimo? ¿Cómo puedo obtener la verdad y la vida sin pasar por el juicio? La obra de Dios pronto llegará a su fin y estoy aterrorizado; tengo miedo de caer en los desastres, solo puedo llorar y rechinar los dientes. Por tanto, ahora recobraré la compostura y aceptaré el juicio y el castigo de Dios; solo entonces seré inteligente.

Anterior: 217 Estoy lleno de remordimiento

Siguiente: 219 ¡Oh Dios! Realmente no merezco Tu amor

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

49. Una forma de vivir maravillosa

Dios dijo: “Por fuera, parece que estás poniendo en práctica la verdad, pero en realidad, la naturaleza de tus acciones no muestra que lo estés haciendo. Muchas personas tienen ciertas conductas externas, y creen: ‘Yo estoy poniendo en práctica la verdad […]’. Pero Dios dice: ‘No reconozco que estés poniendo en práctica la verdad’”.

33. Un giro favorable en el camino de creer en Dios

Sólo por medio del esclarecimiento de las palabras de Dios me di cuenta de que mi carácter no había sufrido ningún cambio a pesar de los muchos años que había creído en Él y que esto era principalmente porque cuando leía las palabras de Dios sólo me enfocaba en entender el significado literal y teórico y sólo tenía un entendimiento pensante.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp