Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

196 ¡Oh Dios! Realmente no merezco Tu amor

Velocidad

196 ¡Oh Dios! Realmente no merezco Tu amor

1 He hecho tantas cosas que no soporto recordar. Malgasté tanto tiempo. Un gran remordimiento y sentimientos de deuda se acumulan en mi corazón. Siempre pedía recompensas cuando sufría al dedicarme a Dios. Cuando mi deseo de recibir bendiciones se frustraba, pensaba en abandonar a Dios, pero aún tenía Su amor vívido en la cabeza y era demasiado difícil de olvidar. Las palabras de Dios me dieron de lleno en el corazón, me alejaron paso a paso de las recaídas y la negatividad. Cuando me amenazaba la adversidad, yo era temeroso, tímido y estaba amedrentado. Fui débil y negativo, y de nuevo pensé en abandonar a Dios. Sus palabras me partieron el corazón como una afilada espada de doble filo, sin dejar ni un lugar donde esconder mi vergüenza.

2 Antes iba a toda prisa buscando fama, fortuna y estatus, incapaz de resistir la tentación de Satanás. Muchas veces me preocupaba, dudada y mi vida se descarriaba. Luchaba dolorido contra el pecado, sin saber cómo dar la vuelta. ¡Oh Dios! ¡Así soy yo! ¡Así soy yo! Tan corrupto que realmente no merezco Tu salvación. ¡Oh Dios! Es Tu palabra la que siempre me guía y me lleva, sin ella caería en la tentación y me costaría dar el más mínimo paso. ¡Oh Dios! Nunca más volveré a ser negativo ni a retroceder. No me abandones, no puedo vivir sin Ti. ¡Oh Dios! Te ruego que me des Tu castigo, juicio y refinamiento para que mi corrupción sea purificada y yo pueda vivir como un ser humano.

Anterior:Alabanza a Dios de los descendientes de Moab

Siguiente:Entiende la verdad y sé libre