Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

226 Sólo aquellos que guardan silencio ante Dios se centran en la vida

I

Los que pueden guardar silencio ante Dios

son los que pueden librarse de ataduras

y dejar que Dios habite en ellos.

Los incapaces de guardar silencio ante Dios

son personas disolutas, desenfrenadas,

son totalmente autocomplacientes.

Los que guardan silencio ante Dios

son los devotos que anhelan a Dios.

Los que guardan silencio, silencio ante Dios

son los que se preocupan por la vida

y la comunión en espíritu.

Los que guardan silencio, silencio ante Dios

son los sedientos de la palabra de Dios,

los que buscan la verdad.

II

Los que descuidan guardar silencio ante Dios,

que no lo practican, son personas inútiles

totalmente atadas a lo mundano.

No tienen vida, no tienen vida.

Aunque afirmen que creen en Dios, no es cierto,

son palabras vacías fáciles de decir.

A los que guardan silencio, Dios los perfecciona.

Son agraciados con mil bendiciones.

Los que guardan silencio, silencio ante Dios

son los que se preocupan por la vida

y la comunión en espíritu.

Los que guardan silencio, silencio ante Dios

son los sedientos de la palabra de Dios,

los que buscan la verdad.

III

Los que no se alimentan de Sus palabras,

no se preocupan por entrar en la vida,

y les importan otros asuntos,

son unos hipócritas sin futuro.

El pueblo de Dios está en comunión con Él

y guarda silencio ante Él.

Los que guardan silencio, silencio ante Dios

son los que se preocupan por la vida

y la comunión en espíritu.

Los que guardan silencio, silencio ante Dios

son los sedientos de la palabra de Dios,

los que buscan la verdad.

Adaptado de ‘Acerca de acallar el corazón de uno delante de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Es importante tener una relación normal con Dios

Siguiente:Cómo entrar en la verdadera oración