62 Me calmo ante Dios

Me calmo ante Dios, le oro y desnudo mi corazón.

Me abro simple y honestamente, le hablo con el corazón.

Le doy a Dios mis problemas y defectos, confío en Él.

Que Dios me esclarezca e ilumine para entender Su voluntad.

Al buscar con sinceridad, obtengo la luz del Espíritu Santo.

Al entender la verdad,

aprendo a discernir y sigo una senda de práctica.

Con Dios como guía, vivo en la luz,

mi corazón lleno de dulzura y alegría.

Me calmo ante Dios.

Sereno ante Dios, en Sus palabras pienso.

Veo mi profunda corrupción,

cómo he perdido toda la semejanza humana.

Con las revelaciones y el juicio de Sus palabras,

reflexiono sobre mí:

Mis palabras buscan objetivos, por eso miento tanto.

Al hacer mi deber, no sigo los principios de la verdad,

siguen reglas mis actos.

No amo a mis hermanos ni a mis hermanas,

soy egoísta y arrogante.

Aún debo aceptar más del juicio,

pruebas y purificación de Dios.

Me calmo ante Dios.

Al estar calmado ante Dios y al buscar la verdad,

de a poco crezco en mi vida.

Al estar calmado ante Dios y al ponerme a reflexionar,

me arrepiento de verdad.

Me suelo calmar ante Dios y comulgo con Él de verdad.

Así puedo temerle, evitar el mal y vivir ante Él.

En todo acepto que Dios me observe; vivo en la luz.

Soy limpiado y vivo una vida de verdad.

Me calmo ante Dios.

Al pensar en las palabras de Dios, recojo una gran cosecha.

El Espíritu Santo me ha esclarecido para entender más verdades.

Al cumplir con mi deber, estoy en paz y consigo disfrutar.

Practicando las palabras de Dios, recibo Su bendición y amor.

Al buscar con sinceridad, obtengo la luz del Espíritu Santo.

Al entender la verdad,

aprendo a discernir y sigo una senda de práctica.

Con Dios como guía, vivo en la luz,

mi corazón lleno de dulzura y alegría,

mi corazón lleno de dulzura y alegría.

Me calmo ante Dios.

Anterior: 61 El ánimo que da el amor de Dios

Siguiente: 63 Deberíamos estar siempre en silencio ante Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

83. Victorioso a través de las tentaciones de Satanás

Pero Dios siguió teniéndome lástima, salvándome y sólo después de repetidos castigos y juicios desperté y comprendí el deseo de Dios de salvarnos, dejando de lado mi búsqueda de una reputación y estatus para comenzar a actuar un poco como un ser humano.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp